Acer shirasawanum, un árbol oriental para tu jardín

Acer shirasawanum ''Aureum''

Todos conocemos al arce japonés, un árbol precioso de hojas palmeadas las cuales se visten de gala en otoño. Pero, ¿sabías que hay otra especie oriental igual de decorativa? Es algo más difícil de encontrar, y también algo más exigente. Sin embargo, vale la pena cultivarlo en climas de templados a fríos.

¿Su nombre? Científicamente se le conoce por Acer shirasawanum, pero en inglés tiene uno que quizás te guste más: Fullmoon maple, que se podría traducir como el arce de la luna llena.

Características

Acer shirasawanum ''Aureum''
Este es un pequeño árbol que se puede podar para mantenerlo como arbusto. Originario de Japón, por el momento, sólo hay dos variedades aceptadas: la Acer shirasawanum subsp. shirasawanum y la Acer shirasawanum subsp. tenuifolium. El cultivar Acer shirasawanum ”Aureum” (que puedes ver en las imágenes de este artículo) es el que se ha empezado a cultivar más en Europa. Crece hasta una altura de unos 4-5m, con un diámetro de copa de 1 o 2m dependiendo de las podas que se le hagan. Sus hojas son palmeadas, de color verde claro en primavera y verano, y rojas o rosas en otoño.

Tiene un ritmo de crecimiento más lento que el resto de arces que provienen del país nipón, ya que no suele crecer más de 10cm/año (los Acer palmatum, si las condiciones son las apropiadas, pueden crecer una media de 50cm/año por lo que he podido comprobar esta misma temporada). Es, pues, una planta ideal para tener en un macetón durante toda su vida decorando, por ejemplo, el patio.

Cuidados

Acer shirasawanum ''Aureum''
Como decíamos, estamos ante una planta más exigente que otros de su género. Pero también es cierto que un buen sustrato hará que su resistencia aumente considerablemente. Aún así, aunque puede haber sorpresas muy agradables, lo más recomendable es proporcionarle desde el principio aquello que necesita, que es:

  • Clima: de templado a frío. Un rango de temperaturas ideal sería entre los -5ºC de mínima y los 30ºC de máxima.
  • Sustrato: si el clima que tenemos es el adecuado, se puede cultivar en sustrato especial para plantas acidófilas; en caso contrario es preferible mezclar 70% de akadama con 30% de kyriuzuna para que las raíces se mantengan siempre aireadas y puedan, así, absorber mejor el agua que mantendrá sus hojas en perfecto estado.
  • Riego: por lo general, regaremos -siempre con agua de lluvia, o acidificada echándole unas gotas de limón- unas 3 veces por semana en verano y 1-2 el resto del año.
  • Ubicación: semisombra, evitando el sol directo.
  • Abono: para conseguir que un buen crecimiento y desarrollo, abonaremos utilizando un fertilizante líquido para plantas ácidas desde primavera hasta finales de verano.
  • Poda: si queremos podarlo, lo haremos o en otoño, o cuando el riesgo de heladas haya pasado, recortando las ramas que hayan crecido demasiado para mantenerlo compacto, ”redondeado”.

El Acer shirasawanum es una planta espectacular para tener tanto en jardines que tengan suelos ácidos, como en macetas. ¿Lo conocías?


3 comentarios

  1.   Begoña dijo

    Tengo un maple japones que en primavera saca flores de color de cerezas y blancas. Como puedo sacar otro árbol a partir de este ?Me gustaría enviarle una foto para que lo viera pero no se como colgarla aqui

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Los arces japoneses se reproducen por esquejes obtenidos en otoño, cuando ya no tienen hojas. Corta una rama de unos 40cm de longitud, impregna su base con hormonas de enraizamiento y plántalo en una maceta con sustrato muy poroso (puedes usar sólo perlita o similar) al que mantendrás siempre ligeramente húmedo. Para ello, ubica la maceta en un lugar donde no le dé el sol directamente, y riégalo 4-5 veces por semana. Hacia el verano, si todo ha ido bien, tendrás una nueva planta. Mucha suerte 🙂

      1.    Begoña dijo

        Gracias

Escribe un comentario