Adromischus, pequeñas grandes bellezas

Adromischus cristatus

Adromischus cristatus

Tienen el tamaño perfecto para que se puedan cultivar en maceta durante toda su vida. Así, resultan ideales para decorar patios, terrazas, balcones, o incluso el salón del hogar. No requieren de apenas mantenimiento, pues no suelen tener problemas con las plagas, y por si fuera poco, se reproducen fácilmente por esquejes de hoja. ¿Qué más se puede pedir?

Se les conoce con el nombre de Adromischus, y son unas plantas suculentas muy decorativas.

Adromischus marianae ''Little Spheroid''

Adromischus marianae ”Little Spheroid”

Estas pequeñas plantas son originarias de Sudáfrica. Hay un total de 28 especies aceptadas, pertenecientes a la familia Crassulaceae. Sus hojas son de tipo carnoso (suculento), y pueden variar en color según la especie, aunque todas suelen tomar una coloración moteada si están expuestas directamente al sol. Sus flores, pequeñas, brotan del centro de cada planta, y tienen forma de espiga.

Crecen hasta una altura aproximada de 10cm. Una vez adultas llegan a ocupar una maceta de 20cm de diámetro. Es, pues, una planta de reducidas dimensiones que quedará de maravilla en composiciones de plantas crasas o incluso en aquellas que se combinen además con pequeños cactus, además de en maceta como centro de mesa.

Adromischus humilis

Adromischus humilis

En cultivo no es, como decíamos, muy exigente. Prefiere vivir en lugares donde reciba la luz solar directamente durante todo el día, pero será suficiente con que le dé 6h/día, por ejemplo, por la mañana. Por lo demás, es algo resistente al frío, pudiendo soportar heladas de corta duración de hasta los -2ºC.

Si hablamos del riego, éste tendrá que ser espaciado: una vez cada semana en verano, y cada 15 días el resto del año. Se puede aprovechar para abonar, una vez al mes, con un abono específico para cactus y suculentas, o utilizando fertilizantes naturales como el guano.

Como sustrato mezclaremos, por ejemplo, turba negra, perlita y arena de río a partes iguales. De esta manera, disminuiremos en gran medida el riesgo de que pudrición, un problema que suele perjudicarle seriamente.

Esperamos que te sean útiles estos consejos 🙂 .


Categorías

Plantas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario