Alaterno, un arbusto muy resistente

Rhamnus alaternus

A la hora de diseñar un jardín es muy recomendable utilizar plantas que no requieran de mucho mantenimiento. De esta manera, el ahorro de agua y productos fitosanitarios es muy notable; y también lo será nuestro grado de satisfacción.

Hay muchas especies que, además de ser muy decorativas, nos ahorrarán más de un quebradero de cabeza. Entre ellas encontramos al alaterno, un arbusto muy bonito con el que, sin duda, disfrutaremos mucho.

Rhamnus

El alaterno, también llamado aladierno, es una planta originaria del mediterráneo que crece silvestre en campos abiertos, así como en los montes, junto con pinos (Pinus halepensis) y lentiscos (Pistacea lentiscus), entre otros; siempre en terrenos arcillosos-calcáreos. Tiene un ritmo de crecimiento más bien lento hasta los 2m de altura, con hojas perennes y alternas de unos 4-6cm de longitud. Sus preciosas flores son de color amarillento, tienen 5 pétalos, y atraen a varios insectos polinizadores, como abejas, avispas y abejorros. Fructifica hacia el otoño, momento que se pueden empezar a usar como laxante, astringente o purgante, por sus propiedades medicinales; eso sí, con precaución.

Es un arbusto muy resistente a la sequía, que puede vivir en maceta e incluso en suelos muy pedregosos, por lo que resulta ser un candidato de excepción para plantar en esos terrenos complicados 😉 .

Rhamnus alaternus

Como ves, el alaterno es una planta muy completa que, además, se convertirá en nuestro aliado cuando necesitemos ayuda. En cultivo no es exigente, pero hay que tener en cuenta que sólo crecerá en suelos con pH comprendido entre 7 y 8 (es decir, calcáreos, arcillosos o silíceos), y preferentemente en exposiciones soleadas. Soporta el frío hasta los -3ºC.

No se le conocen plagas ni enfermedades importantes, pero no está de más hacerle tratamientos preventivos contra plagas utilizando insecticidas caseros o ecológicos, como el Aceite de Neem.

¿Qué te ha parecido el alaterno? ¿Lo conocías?


Escribe un comentario