Alcachofas, las flores hortícolas

Alcachofas

Hay múltiples plantas hortícolas, pero creo que la más destacable es la Alcachofera. Es una planta que destaca por sus enormes dimensiones, pues puede alcanzar los dos metros de altura. Además, lo más bonito de la Alcachofera es su fruto en forma de flor. Las alcachofas tienen una silueta muy destacable, con pequeños capítulos ovalados que terminan en punta. Este fruto hay que recogerlo cuando está tierno, pues si se deja pasar mucho tiempo, le saldrán las flores de color azul y ya no se podrán comer, ya que su sabor será amargo.

Las alcachofas son comestibles, teniendo grandes propiedades. Tiene Vitamina B, minerales, hierro y fósforo.  Estimula el apetito, activa el funcionamiento de las vías urinarias, es desintoxicante y diurético. Para que sean efectivas, se deben comer o bien crudas o bien al horno con aceite de oliva.

Las hojas de la Alcachofera también tienen propiedades y se suelen tomar en infusión aunque su sabor es amargo, por lo que se debe combinar con otra aromática tal como la menta o la hierbabuena. La infusión es buena para el riñón. Estas hojas alcanzan unas tremendas dimensiones, pudiendo alcanzar los 70 centímetros. Son hojas alargadas con los extremos entrecortados. Son de color verde y no tiene espinas.

Las Alcachoferas se siembran a principios de primavera en semilleros a través de semillas, que se trasplantarán a la huerta cuando hayan crecido. Cuando se trasplantan, se debe dejar una buena separación entre planta y planta, para dejar que se desarrolle correctamente. Se puede sembrar también en macetas. El primer año, quizás no produzca alcachofas, pero el resto de los años, las producirá desde diciembre hasta mayo. También se puede reproducir a través de Esquejes o hijuelos.

Los cuidados de esta planta son un poco laboriosos, pues hay que realizar podas, un riego frecuente y ocuparse de eliminar las malas hierbas que puedan surgir a su alrededor.

Más información – El macetohuerto en invierno.

 


Escribe un comentario