Aprendiendo a regar las macetas

Regadera

Una de las tareas más aparentemente sencillas pero que sin duda son complicadas en la jardinería esta es sin duda el riego. Como decimos, parece sencillo. Se llena la regadera de agua y se riega. Pero los problemas que surgen entorno al riego son muchos y muy variados, y es por ello que requiere mucha práctica para ganar experiencia en este campo, y así poder evitar correr riesgos como el de la pudrición de las raíces por haber regado en exceso.

A continuación te vamos a dar una serie de consejos para que tus plantas puedan crecer sin problemas, y ser regadas cuando lo necesiten.

Tipo de maceta

Campanula

Según el tipo de maceta que sea, la planta necesitará más o menos agua.

-De plástico:

Las macetas de plástico son muy económicas, pero tienen el inconveniente de que en verano, si están expuestas al sol, se puede sobrecalentar en exceso haciendo que las raíces lo pasen mal. El agua se evapora muy rápidamente, por ello habrá que tener especial cuidado con el riego, e ir viendo la humedad del sustrato para ver si necesita ser regado o no.

-De terracota:

Las macetas de terracota son muy ornamentales, algo más caras, y más pesadas. Para ciertos tipos de plantas como los cactus, o para diseñar un jardín con macetas, suponen una buena elección. Pero como todo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y éstos últimos son los siguientes: las heladas pueden resquebrajarlas, y durante el verano el agua se evapora rápido, aunque no con la rapidez con que lo que hace en la maceta de plástico.

Problemas con el sustrato

Allium

No todas las plantas necesitan el mismo tipo de sustrato. Las plantas carnívoras, por ejemplo, necesitan turba rubia, las orquídeas sin embargo prefieren corteza de pino, y las plantas de flor preferirán turba negra. Exceptuando a las plantas acuáticas o de ribera, el resto de plantas debe de contar con un sustrato que facilite el drenaje.

¿Qué hacer si se ha compactado demasiado?

El hecho de que un sustrato se compacte puede ser debido a la mala calidad del mismo, o bien que simplemente no hemos regado lo suficiente. Para volver a hidratarlo, se meterá la maceta en un cubo con agua durante un rato. Si hiciera falta, con un tenedor se aflojaría.

¿Cuándo regar?

Aunque no todas las plantas tienen las mismas necesidades de agua, como norma general, se deberá de regar una o dos veces por semana en verano (más si se trata de plantas carnívoras o plantas de flor), y una vez cada 15 días el resto del año. Como decimos, esto es sólo una orientación. La frecuencia del riego variará según el tipo de planta que sea, según la ubicación, según el clima, etc.

Lo ideal es comprobar la humedad del sustrato antes del riego, algo que se puede hacer introduciendo un palito o los dedos y comprobarlo. Si aún así tienes dudas, puedes saber si necesitas regar tu planta si al coger la maceta ésta no pesa prácticamente nada.

¿Cómo se debe regar?

Para llevar a cabo esta tarea correctamente se deberá de regar bien concienzudamente, es decir, hasta dejar el sustrato empapado (evitando el encharcamiento, especialmente si son plantas que estén en el interior).

Con estos consejos, y sobretodo con la práctica, verás como el riego puede convertirse en una tarea sencilla.


Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario