Aprovechar la tierra

tierra para macetas

Tras la limpieza del huerto de verano, conservaremos los recipientes para nuestro macetohuerto de otoño, pero ¿qué hacemos con la tierra?

Podemos aprovechar la tierra de nuestros cultivos de verano. Basta con observarla y seguir unas recomendaciones básicas.

Los primero que debemos hacer es vaciar las macetas sobre una superficie limpia. Yo suelo utilizar hojas de periódico que coloco sobre la mesa de la terraza. Me resulta más sencillo limpiar luego los restos recogiendo el papel.

El aspecto de la tierra será determinante para saber qué debemos hacer para su reutilización.

Si la tierra está seca y forma terrones, la podemos reutilizar. No importa si la parte superficial tiene un aspecto grisáceo. Para ello, hay que deshacer con las manos los cúmulos que se han formado. Si la tierra está en buenas condiciones, se podrán deshacer como si fueran terrones de azúcar, en granitos, y no dejarán manchas marrones en las manos.

Si la tierra tiene raíces y restos de hojas, las quitaremos con las manos o con la ayuda de un pequeño rastrillo. No es necesario quitar las raíces más finas.

En ambos casos, después se humedece la tierra con un poco de agua y se tapa con un plástico (la podemos guardar de nuevo en la maceta o meter en una bolsa) y se deja al sol durante una semana para acabar con los hongos o larvas que pudiera tener. Si en vuestro lugar de residencia ya no hace sol en esta época del año, existe un truco casero: introducirla en un recipiente tapado y desinfectarla en el microondas durante 3 minutos a máxima potencia.

Cuando vayamos a plantar, la humedeceremos de nuevo y añadiremos un poco de sustrato universal y humus de lombriz como fertilizante.

Si la tierra tiene un color marrón arcilloso y mancha nuestras manos, aprisionará las raíces de las futuras plantas y no las dejará respirar. Para reciclarla, necesitamos secarla y dejarla más suelta. Para ello la dejamos en la maceta, regamos con agua hirviendo, la tapamos con un plástico y la dejamos al sol durante 10 días, hasta que veamos que la tierra está seca.

Si la tierra tiene pequeños insectos, antes de usarla tenemos que desinfectarla. El método es similar al anterior: le añadimos agua hirviendo y la dejamos también tapada al sol hasta que estos bichitos desaparezcan (mínimo, 10 días). Si no desaparecen, no podremos reutilizar esta tierra.

En ambos casos, cuando vayamos a plantar, habrá que añadirle un poco de perlita o vermiculita para airearla, sustrato universal nuevo y la parte que corresponda de humus de lombriz o estiércol.

Si las plantas que hemos tenido anteriormente en esas macetas han sufrido alguna enfermedad, no debemos utilizar esa tierra, sobre todo si la enfermedad de la planta ha sido debida a algún tipo de hongo.

Más información – La limpieza del huerto de verano


Un comentario

  1.   Spirajn dijo

    Saludos, que artículo tan útil. Pero quedo con una duda: Si las plantas que estaban en la maceta tenían alguna enfermedad ¿el agua hirviendo y el sol no bastan para curar por completo la tierra?
    Si con ese método no se limpia esa tierra, ¿no existe otro método para limpiarla de nuevo? Me pregunto esto porque al fin y al cabo son enfermedades orgánicas, no es como si fuese algún residuo radioactivo… o algo así 🙁

Escribe un comentario