Árbol del amor, ideal para celebrar San Valentín

Cercis siliquastrum

Poco a poco vamos entrando en la recta final del invierno, y hay árboles que empiezan a florecer, como queriendo dar la bienvenida a la primavera. Uno de ellos es el Árbol del amor, cuya floración coincide con el día de San Valentín. ¡Qué mejor que celebrar este día con este hermoso árbol!

Sin duda, sus preciosas flores darán el color idóneo a ese día tan especial.

Cercis siliquastrum

El Árbol del amor, cuyo nombre científico es Cercis siliquastrum, es originario de la región mediterránea, concretamente de Oriente Próximo. Crece hasta una altura de no más de seis metros, con una copa que, si se le deja crecer a su aire, puede ser ancha, dando así una buena sombra. Sin embargo, también es apto para jardines pequeños ya que tolera bastante bien la poda, y se puede conseguir que sus ramas no ocupen tanto espacio. Sus hojas redondeadas se comportan como caducifolias; es decir, que caen en otoño-invierno dependiendo del clima, y brotan después de que el árbol haya florecido.

Por lo general sus flores, las cuales pueden ser blancas o rosadas, empiezan a aparecer en febrero, pero si las temperaturas son muy frías (por debajo de los 0 grados) pueden tardar un poco más.

Flores de Cercis

El Árbol del amor se adapta a todo tipo de suelos, incluyendo el calcáreo. Una vez adulto soporta razonablemente bien la sequía, pero agradecerá tener siempre a disposición un cierto grado de humedad, especialmente en la época de floración.

Se reproduce por esquejes recogidos en otoño, o bien por semillas adquiridas hacia finales de primavera o comienzos del verano. A éstas se les puede hacer el tratamiento de germinación conocido como choque térmico el cual consiste en introducirlas en un vaso con agua hirviendo durante un segundo, y después pasarlas a otro vaso con agua a temperatura ambiente durante un día, para conseguir un alto porcentaje germinativo.

Disfruta del Árbol del amor, y… ¡feliz San Valentín!


Escribe un comentario