Árbol del cacao, planta ideal para los amantes del dulce

Árbol cacao

Si eres de los que prefieren los sabores dulces, entonces el Árbol del cacao es para ti. Esta hermosa planta es perfecta para tener en jardines tropicales de alrededor del mundo, pudiéndose también cultivar en invernaderos o en interiores muy luminosos.

Sus frutos, los cuales son comestibles, van apareciendo a lo largo del año. ¿Quieres saber cómo poder saborearlos? Descubre qué cuidados requiere para tener un óptimo desarrollo.

Características

Hojas de Theobroma cacao

El Árbol del cacao, también llamado cacaotero, es un árbol de unos 8m de altura de hoja perenne, las cuales son lanceoladas, con el nervio central muy definido. Los brotes más nuevos son de un color marrón muy bonito como puedes ver en la imagen superior; seguramente para evitar que los animales herbívoros, a los que les encantan los brotes tiernos, sientan el deseo de comérselas.

Su nombre científico es Theobroma cacao, y es originario de la mayor selva del mundo: el Amazonas. Crece rápidamente, siempre bajo la sombra que les proporciona las plantas más altas, como las Musas sp (plataneras), o palmeras. Gusta de ambientes húmedos, cálidos, sin temperaturas extremas (su rango ideal se sitúa entre los 20 y los 30ºC).

Flor de Theobroma cacao

Una peculiaridad que tiene esta asombrosa y dulce especie, es que tanto las flores como los frutos brotan de los tallos y ramas. Es, pues, un árbol caulífloro. Sus pequeñas flores de color amarillo blanquecino están compuestas por 5 pétalos, y son polinizadas por moscas.

El cacaotero fructificará por primera vez cuando cumpla 4 años, pero quizás sea necesario esperar al año siguiente para poder cosechar una interesante cantidad de frutos, cuyas semillas se sembrarán en primavera.

Árbol joven de cacao

Cómo se cuida

Los cuidados que necesita son:

  • Clima: cálido. Si en tu zona la temperatura baja de los 15ºC, protégelo en el interior de tu hogar o en un invernadero.
  • Riego: frecuente, entre 2 y 3 veces por semana en verano, y 1 o 2 el resto del año.
  • Sustrato: tendrá que ser poroso, fértil, con un alto contenido de materia orgánica. Muy recomendable mezclar 60% compost o mantillo con 30% de vermiculita y 10% de perlita.
  • Exposición: sombra parcial. Evitar ponerlo directamente al sol, ya que de lo contrario sus hojas podrían quemarse.
  • Pulverizaciones: si vives en un clima seco, habrá que pulverizar a menudo.

¿Tienes un árbol del cacao?


Escribe un comentario