Árbol del Paraíso, planta ideal para tu jardín

Eleagnus angustifolia

El árbol que te voy a presentar es idóneo para tener en jardines no demasiado grandes, con una humedad alta, ya que crece cerca del mar. Se le conoce popularmente con el nombre de Árbol del paraíso, y sin duda te parecerá estar allí si te animas a plantar uno en tu rincón verde particular.

¿Quieres conocer todos sus secretos?

Flores de Eleagnus

Este árbol, cuyo nombre científico es Eleagnus angustifolia, es originario de Rusia y Asia central. Crece hasta una altura de 10 metros; aunque debes saber que hay ejemplares que han superado los 20m. Tiene mucha tendencia a crecer inclinado, con lo cual no resulta extraño que, a medida que llega a la edad adulta, termine cayendo y sacando nuevos brotes. Su sistema radicular es inofensivo, pues sus raíces son poco profundas, manteniéndose en la superficie. Sus hojas, las cuales caen en otoño, son lanceoladas, con el borde liso y de color verde oscuro, con el nervio central de color blanquecino.

Sus pequeñas pero bellas flores podrás contemplarlas en primavera. Son de color blanco-amarillo y tienen 4 pétalos. Y, hacia principio de otoño, los frutos, que seguro que te recordarán a las aceitunas, estarán maduros y listos para comer.

Eleagnus angustifolia

En cultivo es un árbol que necesita riegos frecuentes, entre 2 y 3 veces por semana en verano y 2 cada siete días el resto del año. Puede vivir sin problemas en climas suaves y templados, en donde soportará heladas de hasta los 5 grados Celsius bajo cero. No es exigente en cuanto a tipo de suelo, creciendo incluso en los arenosos, pero sí que es conveniente ubicarlo a pleno sol para que tenga un óptimo desarrollo.

Para conseguir una copa compacta se debe de podar después de las heladas, quitando las ramas secas y débiles, y también aquellas que hayan crecido demasiado.

Con estos consejos podrás disfrutar de tu Árbol del paraíso durante mucho, mucho tiempo.


Escribe un comentario