Árboles exóticos de España

Árbol

El abedul, el olivo o el álamo son algunos de los árboles más comunes de España pero hay otras especies que despiertan la atención por su exotismo. Son los árboles más raros de España, un conjunto conformado por algunas miles de especies que la organización Bosques Sin Fronteras recopiló luego de seis años de trabajo in situ.

Sería casi imposible nombrarlos todos así es que hoy nos ocuparemos de algunos de ellos, árboles que puedes encontrar sólo en algunos rincones del país, incluso en lugares privados de difícil acceso. Es el caso del Castaño de las siete pernadas, un árbol que se distingue por ser el castaño más grueso de España y debe su nombre a las siete ramas originarias que nacen del tronco aunque hoy sólo sobreviven cinco porque dos fueron arrasadas por el viento. Este ejemplar vive en una finca de Tenerife y tiene más de 500 años de vida.

El Carballo de Cartelos es un roble de Galicia que tiene 36 metros de altura, pesa 113 toneladas y su perímetro alcanza los 11 metros. Es un árbol robusto como pocos y en 1967 se descubrió que tiene hasta 2.000 anillos de crecimiento anual. Además, tiene un aspecto único debido a una serie de verrugas en la zona del tronco. Este árbol descansa en el Pazo de Cartelos, en medio de un bosque de pares aunque sobresale por su tamaño y características.

Si hay un árbol con un nombre para el recuerdo es el Arce de la Silla de Felipe II, un ejemplar que convive en el corazón de Madrid y rinde homenaje al monarca Felipe II y se encuentra en los alrededores del monasterio del Escorial. Es un árbol famoso que debe su popularidad a la historia pues este arce de Montpellier descansa junto al lugar donde Felipe II ordenó a hacer un asiento sobre una roca para así custodiar la construcción del famoso monasterio. Pero además es un árbol único en tanto supera la media de otros árboles de la misma especie con sus 10 metros de altura y su perímetro de metro y medio.

Otro árbol a destacar que convive en suelo español es el Tejo de Bermiego, un ejemplar que se sitúa en las afueras de Bermiego, en Asturias, y tiene 13 metros de altura y un perímetro de 7 metros. Se desconoce su edad aunque se supone que ronda los 600 a 900 años de vida. Es un árbol de crecimiento muy lento, entre 1 y 3 mm al año así es que su altura es un verdadero récord. En 1995 fue declarado Monumento Natural y desde entonces tiene la protección local y está dentro del Plan de Recursos Naturales de Asturias.

Más información – Liquidambar, el árbol de las hojas rojas

Foto – Mundo fotos


Escribe un comentario