Armar un jardín de invierno

Jardin de invierno

Llamamos jardín de invierno a un espacio cerrado -en general vidriado y anexo al jardín- donde se puede conservar una temperatura agradable y mantener especies de plantas y flores durante todo el año.

Puede acondicionarse sólo como un lugar para disfrutar de las plantas o armar un pequeño living y/o espacio de lectura para vivir momentos de relax.

¿Cómo armamos un jardín de invierno?

Si dispones de una terraza acristalada o de un patio en el que se mantienen las temperaturas cálidas y estables a lo largo de todo el año, de 12 a 30º C, puedes plantar bellos ejemplares de orquídeas, bromeliáceas y helechos, que se desarrollan sin problemas en lugares con una elevada humedad ambiental.

Las orquídeas, por ejemplo, requieren de un sustrato con constante humedad, pero que no se encharque. Si esto sucede puedes tratar de pinchar la tierra, para facilitar el drenaje, y comprobar que el agujero de la maceta por el que desagua no se encuentra obstruido. Debes abonarlas con complementos ricos en calcio y hierro, añadiéndolos al agua de riego, y vigilar la presencia de cochinillas sobre las hojas del ejemplar, que generalmente aparecen en el revés de las hojas y de los tallos.

Los ejemplares pertenecientes a la familia de las bromeliáceas precisan temperaturas medias cercanas a los 21º C, e incluso superiores, para poder desarrollarse sin excesivos problemas, aunque  crecen mejor si reciben algo de sombra.

Los helechos necesitan una iluminación media y una humedad ambiental sumamente alta. El sustrato siempre debe estar húmedo y no deben recibir directamente los rayos solares. Abónalos durante la primavera y el verano, siempre y cuando las temperaturas no sean demasiado altas.

Ten en cuenta que estos ejemplares no toleran las corrientes de aire, así que evita colocarlos junto a ventanas o la puerta de la galería o el invernadero.

Más información – Cuidado de las orquideas

Foto – Taringa


Escribe un comentario