Caléndula: La maravilla de todos los meses

Flor de la caléndula

La Caléndula es una planta anual conocida comúnmente como Maravilla. Esta planta produce unas hermosas flores con colores muy vivos como son el amarillo o el naranja. La floración de la Caléndula dura todo el año, mes a mes esta bonita planta nos deleita con sus bonitas flores, ¡todavía no se han marchitado unas y ya están surgiendo otras nuevas!

Esta planta es ciertamente una maravilla, ya que no solo nos alegra con sus abundantes flores, sino que además, sus hojas proporcionan un delicado olor y cuentan con una suave textura.


Desde mi punto de vista, es una de las mejores plantas que existen, pues no solo nos alegra con sus radiantes flores, sino que tiene múltiples usos, desde culinarios hasta medicinales. Además es una excelente meteoróloga, ya que por las noches sus flores se cierran para abrirse al amanecer, pero si a las siete de la mañana no están abiertas, ese día lloverá.

En sus usos culinarios, sus pétalos destacan como sustitutivos del azafrán y en las ensaladas. Antiguamente se conocía como el “azafrán de los pobres”, ya que es una planta barata que proporciona color a los platos. Actualmente, esta planta se sigue utilizando como aliño de las ensaladas, dándole un toque de color, aunque su sabor es un poco amargo.

En la medicina tradicional se ha empleado mucho gracias a sus propiedades curativas. Se utiliza como infusión, como aceite o crema y a través de cataplasmas.

En infusión, reactiva la sangre, es purificante, ayuda a curar ulceras bucales y sirve para tratar afecciones del hígado y trastornos del intestino. Esta infusión se hace hirviendo un puñado de pétalos secos o frescos en un cuarto de litro de agua. Esta infusión también sirve para realizar baños, es decir, se pueden lavar los ojos con ella para mejorar la vista, por ejemplo.

El aceite o pomada de Caléndula se utilizan para cicatrizar heridas y quemaduras, contra las inflamaciones de las venas y para los hongos de los pies. Esto se prepara con cuatro puñados de maravilla fresca triturada y aceite vegetal. Se debe pasar esto por la sartén y tras un hervor se saca del fuego y se tapa, dejándolo reposar hasta el día siguiente; entonces se vuelve a calentar y se filtra el preparado para guardarlo finalmente en un tarro de cristal.
Los residuos que se generan tras filtrar la pomada de Caléndula, se utilizan como cataplasmas en la piel. Se aplican para curar varices, añadiendo estos residuos sobre las venas y vendándolas durante algunos días.

Seguro que ya estás deseando tener esta planta en tu jardín o en macetas en casa, pues no lo dudes, ya que son de fácil cultivo. Son plantas que adoran el sol y no les gusta mucho la humedad. El riego debe ser regular mientras produzcan flor. Se reproduce fácilmente a través de semillas.

Más información – Flores comestibles: del jardín a la cocina

Fuente – Agromatica


Escribe un comentario