Cambio de Macetas y Trasplante de Cactus II


Como lo veíamos anteriormente, al igual que cualquier planta, las plantas suculentas y los cactus pueden ser sembradas en macetas y trasplantadas del suelo a la maceta o viceversa. El por qué  realicemos este cambio puede ser por diversos factores, como por ejemplo si la planta se encuentra muy grande y ya no cabe en esa maceta o recipiente, si las raíces se han empezado a salir por debajo de la maceta o simplemente porque el suelo o sustrato se encuentra pobre de nutrientes y es necesario añadirle otro mas fresco.

En el día de hoy  te traemos otros consejos que debes seguir y tener en cuenta para trasplantar o cambiarle la maceta a tu planta suculenta o cactus:

  • Si te das cuenta, que durante el trasplante, las raíces han sido maltratadas o se han roto, es recomendable esperar alrededor de 15 días para regar la planta.
  • Después de haber cambiado de maceta, se recomienda que el riego sea justo, es decir, regar de a poco para no ocasionar la pudrición de las raíces. El riego puede ser aumentado, solo en el momento en que aparezcan síntomas de crecimiento de la planta, por ejemplo ante la aparición de yemas, o de colores verdes fuertes en los extremos de la planta, etc.
  • Como todos sabemos, estas plantas suelen tener espinas que pueden causarnos daños en nuestras manos y  dedos en el momento del trasplante, por lo que te recomendamos utilizar guantes especiales de jardinería y doblar algunas hojas de papel periódico para manipular la planta.  En caso de que el cactus sea de gran tamaño, te recomiendo pedir la ayuda de alguien para poder realizar el trasplante. No olvides que debes proteger tu ojos con gafas de plástico y tu cuerpo para evitar accidentes.

  • Es importante que el suelo o sustrato que utilicemos para el trasplante y para las macetas de los cactus sea idóneo. En algunos lugares, suelen vender tierra especial para cactus. Pero también puedes hacer tu propia mezcla utilizando un 50% de arena de rio lavada, y un 50% de turba negra.  El suelo que usemos se debe caracterizar por ser poroso, suelto y aireado para que permita un mejor desarrollo de nuestra planta.

Escribe un comentario