Chambeyronia macrocarpa, la palmera roja

Hoja roja

Pocas palmeras llaman tanto la atención como la protagonista de hoy: la Chambeyronia macrocarpa. Esta preciosa palmera, originaria de Nueva Caledonia, tiene la peculiaridad de que cuando abre la hoja nueva, ésta es de color rojo. Aunque no se sabe aún por qué, se cree que es para proteger dicha hoja. Recordemos que los brotes jóvenes suelen ser un alimento muy apetitoso para todo tipo de insectos.

¿Quieres conocerla?

Aspecto general

Chambeyronia

La Chambeyronia macrocarpa posee un ritmo de crecimiento más bien lento, y puede alcanzar una altura de ocho-diez metros. Vive en los bosques cálidos y húmedos de Nueva Caledonia, bajo la sombra de los grandes árboles que habitan el lugar.

Sus hojas son pinnadas, de un metro de longitud, y están compuestas por foliolos de aproximadamente un centímetro de grosor y unos 20-30 centímetros de longitud, de color verde oscuro. El tallo que los sostiene es de color verde claro. Las hojas están ligeramente arqueadas hacia abajo, lo cual le da esa apariencia tropical que muchos buscamos en una palmera.

El tronco es anillado, no muy grueso, de unos 30 centímetros de grosor.

Es una palmera dioica, es decir, que hay pies machos y hembras. El fruto, una vez maduro, es de color rojizo, con una longitud de unos dos centímetros.

Cuidados generales

Roja

La Chambeyronia macrocarpa es una palmera que nos ha sorprendido gratamente a todos los que coleccionamos palmáceas. No sólo tiene un valor ornamental inmenso, sino que, además, soporta sin problemas heladas débiles, hasta -3º.

Sin embargo, durante los primeros años preferirá estar un poco resguardada del frío.

En el jardín la colocaremos en un lugar con semisombra, especialmente si vivimos en una zona donde el sol es muy intenso como en el mediterráneo. Lo ideal sería que tuviese más sombra cuanto más joven sea, y a medida que la propia planta vaya cogiendo altura, sea ella misma la que se vaya acostumbrando al sol y saque hojas cada vez más reforzadas.

Aunque se adapta a todo tipo de suelos, el ideal es aquel que esté compuesto por mucho material orgánico. Por ejemplo podremos usar turba negra a la que añadiremos un poco de perlita para facilitar el drenaje, y humus de lombriz, compost o estiércol de caballo.

Es una palmera muy agradecida que, sin duda llamará la atención de todos los que visiten tu jardín.

Más información – Decorar tu jardín con palmeras

Imagen – SOTROPICAL


Categorías

Palmeras

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario