Cola de caballo, excepcional planta para jardines húmedos

Equisetum arvense

¿Andas en busca de una planta bonita, barata y de crecimiento rápido para tu jardín? ¿Qué te parece la idea de plantar Cola de caballo? Esta excepcional planta no requiere de mucho mantenimiento, y es muy decorativa.

Sepamos más sobre ella.

Equisetum palustre

La Cola de caballo, la cual pertenece al género botánico Equisetum, es una de las plantas primitivas con más éxito. ¿Por qué digo ”primitiva”? Las plantas primitivas son aquellas que no tienen flores, como los helechos, los musgos y nuestra protagonista. Se han hallado fósiles del periodo devónico, es decir, hace unos 408 millones de años. Se podría pensar que fue una de las primeras plantas en adquirir una altura considerable -algunas especies podían medir 4 metros-, por lo que, al poder captar mucha luz solar directamente, no tardaría en extenderse por todos las zonas húmedas que hubiese por entonces en el planeta.

Hoy en día puedes encontrarla en prácticamente todo el globo, especialmente en aquellas regiones de clima cálido. Es muy resistente, pudiendo soportar incluso heladas ligeras sin sufrir daños importantes.

Equisetum

La cola de caballo puede ser plantada directamente en el jardín, en una zona expuesta al sol, o también se puede tener en una maceta de barro para decorar el patio o la terraza. Lo único que no le debe de faltar es un alto grado de humedad, por lo que se recomienda regar a menudo, manteniendo el sustrato encharcado.

No es exigente en cuanto a tipo de tierra, pudiendo utilizarse la misma que tengamos en el jardín sin problemas. Además, es apta para principiantes, pues no se le conocen plagas ni enfermedades. Es más, ella nos puede servir como remedio casero antiplagas. ¿Cómo? Muy sencillo: sólo debes de coger algunos tallos, cortarlos y ponerlos a hervir en una olla. Ahora, sólo debes llenar un pulverizador con esta agua, y ¡listo!

¿Qué te ha parecido? Si te han quedado dudas, ponte en contacto con nosotros 🙂 .


Escribe un comentario