Comer tus propios pimientos, ¡y sin salir de casa!

Pimientos de padrón

Los pimientos son unos auténticos aliados del cocinero, ya que están presentes en numerosas recetas. Además, tienen la ventaja de que con un par de plantas, tienes suficiente producción para consumo familiar.

¿Te gustaría poder comer tus propios pimientos en casa? Si es así, ¡sigue leyendo!

Primero de todo, conseguir semillas

Semillas

¿Cómo se consiguen? Muy sencillo. Sigue estos sencillos pasos y obtendrás semillas frescas y, sobretodo, económicas:

  1. Consigue un pimiento de la variedad que más te guste.
  2. A continuación, extrae las semillas, las cuales son planas, de color marrón clarito, con un tamaño inferior a medio centímetro.
  3. Después, se introducen en un vaso con agua. Las que se queden flotando las desecharemos, pero las que se hunden serán las que sembremos.

Nota: si queremos esperar un poco a proceder con la siembra, se colocarán las semillas en un colador, al sol. Una vez que estén secas, las podremos guardar en una bolsita con zip (cierre hermético) en un lugar fresco y seco.

El momento de la siembra

Semillero

Una vez que llega el día esperado, antes de hacer nada hay que tener preparado el material que necesitamos, que es el siguiente:

  • Semillero (bandejas, macetas, vasitos de yogur, …)
  • Regadera con agua
  • Sustrato comercial o específico para semilleros
  • Y por supuesto las semillas

Llenaremos el semillero con sustrato, luego sembraremos las semillas (pondremos dos o tres en cada uno, ya que puede ocurrir que no  germinen todas), echaremos una finísima capa de sustrato (la suficiente para taparlas y que no se las pueda llevar el viento), y regaremos abundantemente.

Y ahora sólo quedará escoger el lugar adecuado, que será aquel que disponga de mucha luz natural varias horas al día.

Cuidados

Pimientos

En cuestión de días las semillas germinarán y, una vez que las plantitas tengan las primeras hojas verdaderas, será el momento del repicado, es decir, de plantar cada plántula en una maceta individual. Es recomendable que sea un poco grande, ya que así el sistema radicular podrá desarrollarse adecuadamente, con el consiguiente fortalecimiento de la planta. Desecharemos aquellas que tengan un aspecto débil.

Se puede abonar con un abono orgánico, natural. Recordemos que al tratarse de plantas hortícolas, para consumo humano, el abono químico no es recomendable.

Recolección

Pimientos en plato

Al cabo de unos tres meses, finalmente podremos proceder a la recolecta de los tan esperados pimientos, y elaborar con ellos deliciosas recetas.

¡Buen provecho!

Más información – Frutas y hortalizas en macetas


Categorías

Huerto

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario