Cómo abonar las palmeras del jardín

Washingtonia

En plena temporada de crecimiento, las plantas agradecen que les demos un alimento extra para poder hacer frente a las altas temperaturas sin que ello dificulte que puedan realizar sus funciones vitales a diario. En concreto, tenemos unas en el jardín que, si las abonamos durante estos meses, se verán espléndidas ahora… y durante el resto del año.

Aprendamos hoy a abonar las palmeras del jardín.

Palmera

Las palmeras son unas plantas muy especiales, muy decorativas, muy bellas. Hay más de tres mil especies aceptadas. Además, es un género cuya lista de híbridos va creciendo cada cierto tiempo, pues son muchos los que hacen cruces entre palmeras de la misma familia, obteniendo así ejemplares más resistentes al frío. Pero para que el resultado de estos cruces sea positivo, es importante que las plantas estén sanas, es decir, que aparte de que dispongan del agua que necesitan, estén también abonadas.

Y, ¿con qué las abono? En el mercado encontrarás varios tipos de abonos: líquidos, en polvo, granulados, o en forma de barritas. Y para complicar más el tema, los hay que son químicos y otros que son naturales. Entre tanto abono, es muy frecuente que no sepamos cuál elegir. Si no tenemos mucha experiencia, o si nunca antes habíamos tenido palmeras, es muy recomendable adquirir un fertilizante específico para palmeras, preferiblemente líquido. Así, nos aseguramos de que a la planta no le va a faltar ningún nutriente.

Roystonea

Ahora bien, si queremos darles una oportunidad a los abonos naturales, te aconsejo que te hagas con un bote -o varios, si tienes muchos ejemplares- de guano. Vimos, no hace mucho, que el guano era el abono por excelencia hasta que se comenzaron a comercializar los abonos químicos. Eso sí, hay que seguir al pie de la letra las indicaciones del fabricante, ya que aunque sea natural, si nos pasamos de la dosis podemos perjudicar a la palmera.

Otros abonos igualmente recomendables y cada vez más utilizados son el humus de lombriz y compost. Ambos son de liberación lenta, y no hay riesgo de sobredosis. Las raíces sólo absorben la parte de nutrientes que necesitan, ni más ni menos. Son una excelente opción para fertilizar las palmeras… y la tierra, por lo que si tienes un terreno que ha sufrido las consecuencias de la erosión, estos abonos son perfectos para ti.

Si tienes dudas, ponte en contacto con nosotros 🙂 .


Categorías

Palmeras

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario