Cómo cuidar la albahaca

Cuando tenemos un jardín o un espacio en nuestro balcón para cultivar algunas plantas, no solo tenemos que pensar en cultivarlas directamente en el suelo, también podemos utilizar macetas para cultivar flores, plantas y hasta hierbas medicinales. Una de las plantas que más se cultiva en macetas, es la albahaca, no solo por su propiedades sino también por la deliciosa aroma que invade todo el lugar.

De igual manera, puedes utilizarla en la cocina, para acompañar platos como ensaladas, pastas, pescados, entre otros. Así que si te gusta su sabor, su aroma, y quieres aprender a cultivarla, lo único que necesitas es seguir los consejos que te traemos el día de hoy para que puedas cultivar albahaca en una maceta. Toma nota y presta mucha atención.

Debes saber que lo único que necesitas para llevar a cabo esta tarea será unas semillas de albahaca, un poco de abono y una maceta alta. Debes empezar plantando varias semillas, tratando de repartirlas muy bien para que puedas ver los primeros plantines en los próximos días. Una vez que estos aparezcan, te recomiendo que elimines los brotes menos desarrollados para que puedan dejar espacio a los mejores ejemplares.

Ten en cuenta que estas plantas van a desarrollarse mucho mejor si las ubicas cerca de una ventana o en un lugar donde puedan recibir muchas horas de sol durante el día. Debes tener en cuenta que no debe ser un sitio donde haga mucho frio o hayan fuertes corrientes de viento ya que esto podría afectar negativamente el crecimiento de tu planta, e incluso terminar matándola.

También tienes que tener mucho cuidado con el riego, ya que si riegas en exceso podrías ahogarla y matarla. Debes encargarte de mantenerla siempre húmeda pero evitando los encharcamientos que producen la pudrición de las raíces. Además debes asegurarte que la maceta tenga un buen sistema de drenaje para que el agua que sobra pueda escurrir y salir de la tierra.


Escribe un comentario