Cómo cuidar la hierbabuena

Mentha x spicata

La planta de la que te voy a hablar ahora es una de esas que posee un aroma muy agradable, tanto es así que es difícil de resistirse. Es muy frecuente su cultivo en el jardín pues, como veremos, es muy fácil de mantener.

Así que sin más preámbulos, es momento de saber cómo cuidar la hierbabuena. Una planta herbácea muy agradecida que, con unos cuidados básicos, crecerá sin parar año tras año.

Hierbabuena

La hierbabuena es una planta herbácea perenne que crece hasta una altura de unos treinta centímetros, característica por la cual se puede tener en maceta si no dispones de jardín, o para disfrutar de su olor en el patio. Dicho tiesto puede ser de plástico o de barro, pero se suele plantar más en estas últimas ya que, para qué vamos a negarlo, queda mucho más bonita en ella, ¿verdad? 😉 Además, tienen la ventaja de que duran más años; y si vives en una zona ventosa, puedes sujetarla al suelo con menor dificultad.

El único requisito imprescindible para tener una planta de hierbabuena en perfecto estado de salud es el siguiente: tiene que estar ubicada a pleno sol, aunque también puede adaptarse a zonas semi-sombreadas (siempre y cuando tenga un mínimo de cinco horas/luz al día).

Mentha x spicata

Al ser una planta originaria de la región mediterránea, es razonablemente resistente a la sequía. Pero para conseguir que el ejemplar tenga más hojas, es conveniente regar unas tres veces por semana en verano, y dos veces el resto del año. No es necesario abonar, pero si lo deseas, utiliza un abono orgánico de liberación lenta (humus de lombriz, por ejemplo), especialmente si vas a utilizar sus hojas para usos culinarios.

Y ahí va un pequeño secreto para tenerla más compacta: después de florecer, pódala casi al ras, dejando unos 5-10cm de tallo (dependiendo del tamaño de tu hierbabuena). Ya verás como en la primavera siguiente brotan gran cantidad de hojas.


Categorías

Plantas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario