Cómo cuidar las hortensias

Hortensia rosa

Estos preciosos arbustos son protagonistas indiscutibles de los jardines templados de alrededor del mundo. Sus bellas flores de color rosa, blanco o azul atraen la mirada de todos aquellos amantes de las plantas.

¿Quieres decorar tu patio o jardín con ellos? Veamos pues cómo cuidar las hortensias.

Hortensias

Las hortensias pertenecen al género Hydrangea, y son originarias de Asia. Son plantas consideradas como acidófilas, debido a que crecen en terrenos ácidos. Asimismo, también se tienen que regar con un agua cuyo pH sea bajo, ya que de lo contrario podrían sufrir de clorosis. Si en tu zona tienes una tierra calcárea, lo más recomendable es que optes por tenerla en maceta con sustrato específico para este tipo de plantas.

Son arbustos que no superan el metro y medio de altura, perfectos para delimitar caminos o tener en una maceta. Y por si fuera poco, soportan razonablemente bien la poda; con lo cual puedes controlar su crecimiento y darle la forma que más te guste sin tener que correr ningún riesgo. Pero, importante: es preferible que se pode en otoño o hacia finales de invierno.

Hortensia azul

La ubicación ideal, por lo general, será aquella en la que reciba luz solar directa. Pero si vives en un clima como el mediterráneo, en donde el sol es muy intenso en verano, hay que ubicarla en la sombra o sombra parcial para evitar que sus hojas terminen dañadas por los rayos solares.

Si hablamos del riego, éste tendrá que ser frecuente durante toda la temporada de crecimiento, es decir, en primavera y verano: un riego cada 2-3 días hará que tu planta no tenga dificultad para desarrollarse. Por el contrario, en otoño e invierno disminuiremos la frecuencia a 1-2 riegos semanales.

Por último, un abono orgánico -como el humus de lombriz- aplicado durante todo el año mantendrá a tu hortensia sana y vigorosa.


Escribe un comentario