Cómo cuidar las orquídeas en verano

Orquídeas en maceta

Son una de las flores más elegantes que ha visto el ojo humano. Los pétalos están distribuidos de tal manera que parece que tengan formas de animales o de insectos igual de coloridos como lo son las mariposas. Sus cuidados no son los mismos durante todo el año, así que hoy vamos a descubrir cómo cuidar las orquídeas en verano.

Además, te voy a regalar unos consejos para que la puedas disfrutar sin tener que complicarte.

Orquídeas que deben de plantarse en macetas transparentes (como las Phalaenopsis)

Phalaenopsis

Las orquídeas como las Phalaenopsis en su hábitat natural te las puedes encontrar creciendo sobre las ramas de los árboles. Sus raíces están preparadas para absorber la humedad que pueda haber, y no necesitan crecer bajo tierra. De hecho, podría serles muy perjudicial. Para ello, se deben de plantar siempre en macetas transparentes, con sustrato especial para orquídeas (como la corteza de pino que venden en bolsitas de 5l que encontrarás en viveros y tiendas de jardinería).

El mantenimiento de estas preciosas flores es sencillo, pues sólo tenemos que fijarnos en el color de las raíces: si es blanco, hay que regar. En cambio, si están verdes, esperaremos a que se vuelvan blancas. Para regar bastará echarle un vaso con agua destilada, de ósmosis o de lluvia; hay quien incluso, en vez de usar un vaso, utiliza un pulverizador. Si le tienes puesto un plato debajo, enseguida que riegues, retira el agua sobrante.

Orquídeas que necesitan una maceta convencional (como las Dendrobium)

Dendrobium

Las orquídeas como las Dendrobium pueden estar plantadas en macetas convencionales, con turba. El riego tendrá que ser regular, pero evitando el encharcamiento. Lo que te recomiendo es que compruebes la humedad del sustrato antes de volver a regar, por ejemplo introduciendo un palito delgado de madera hasta el interior de la maceta; si al extraerlo sale con mucha tierra adherida, es que la planta no necesita agua por el momento.

No te olvides de limpiarles las hojas con un poco de leche para que recuperen brillen como ellas pueden hacer. Y, si quieres tenerlas aún más hermosas, abónalas con un fertilizante para orquídeas durante toda la temporada de crecimiento (primavera y verano). De buen seguro te lo agradecerán con un montón de flores 😉 .


Categorías

Orquídeas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario