Cómo cuidar las violetas

Viola odorata

Estas son unas flores perfectas para decorar tanto espacios interiores como exteriores, pues han demostrado ser muy resistentes a las condiciones ambientales de la zona. Al ser pequeñas, se pueden tener como centro de mesa en el comedor o en la terraza, haciendo que la hora de la comida sea muy especial.

Sepamos cómo cuidar las violetas.

Viola

Las violetas, a las que se las conoce científicamente con el nombre de Viola odorata, son originarias de Europa, donde crecen bajo la sombra de los grandes árboles. Son plantas herbáceas perennes, cuyo ritmo de crecimiento es muy alto. Se utilizan para revivir suelos pobres, o cubrir aquellas zonas en las que no sabemos qué plantar. Sus pequeñas flores son de color azul, blanco, amarillo o rosa según la variedad. Como son una de las primeras plantas en darle la bienvenida a la primavera, podrás saber a ciencia cierta cuándo comienza el buen tiempo.

Se reproducen fácilmente por semillas, las cuales se pueden sembrar o durante el periodo primaveral, o ahora en verano. Colócalas en la superficie de un semillero que habrás llenado con turba negra, y manténlo siempre ligeramente húmedo. Verás como no tardan en despertar tus primeras violetas.

Flores de violeta

Como decíamos, en hábitat crece en aquellos rincones protegidos de la luz directa del sol, por que lo es importante tenerla en zonas donde disponga de sombra parcial, ya que de lo contrario sus hojas se quemarían. En interior, por el contrario, tiene que estar en una habitación muy luminosa.

Si hablamos del riego, tendrá que ser frecuente, especialmente durante estos meses de calor, por lo que regaremos entre 2 y 3 veces por semana. El resto del año disminuiremos la frecuencia a 1-2 cada siete días, dependiendo de la humedad del ambiente.

Pueden ser atacadas por pulgones y por el hongo oídio. Para evitar estas incómodas presencias, si vives en un clima muy seco, pulveriza de tanto en cuando sus hojas y flores con aceite de Neem, y pon en el interior de la maceta una capa de greda volcánica o de bolas de arcilla. De esta manera, las raíces no estarán permanentemente encharcadas, por lo que la planta no se verá afectada.

¿Te han quedado dudas sin resolver? Ponte en contacto con nosotros.


Categorías

Flores

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario