Cómo cuidar un cactus

Echinopsis tubifora

Las plantas de las que te voy a hablar a continuación se dice que o las admiras o las odias, es decir, que no hay un término medio. En cierto modo es así, ya que sus espinas pueden hacer bastante daño, pero la belleza de sus flores pueden hacer que te gusten, y hasta incluso que termines diciendo que su espinosa arma de defensa sea maravillosa.

Cuando eso sucede, es cuando nos planteamos el tener un ejemplar, al mismo tiempo que nos surge la duda de cómo cuidar un cactus. Pues bien, si has llegado a esta situación, he aquí una serie de consejos para que tengas unas plantas perfectas.

Mammillaria bombycina

Ubicación

Los cactus viven en hábitats muy soleados, siempre a pleno sol. Se han adaptado a ello, y de hecho a medida que fueron evolucionando sus hojas se han ido convirtiendo en espinas, dejando la tarea de la respiración y de la fotosíntesis al tallo, el cual se volvió verde por la clorofila. Si tienen que estar en interior, ya sea porque en invierno hace mucho frío (resisten hasta los -2º, dependiendo de la especie) o porque no dispones de jardín ni terraza, deben de estar en una habitación con mucha luz (natural).

Sustrato

Al ser originarios de los desiertos necesitan un sustrato poroso. Hay quien mezcla pómice y vermiculita al 50%, hay otros que prefieren turba y perlita a la misma proporción,… No hay una mezcla general para todas las especies, sino más bien cada persona elige la suya. Para no complicarnos mucho, la segunda mezcla comentada es una buena opción, ya que son dos tipos de sustratos muy fáciles de encontrar en cualquier vivero o centro de jardinería.

Riego

Uno de los mitos más comunes de los cactus es aquel que dice que son resistentes a la sequía. En realidad, no lo son mucho más que cualquier otra planta. Es cierto que en origen la precipitación es baja, pero no es un clima totalmente seco, sino que todas las mañanas pueden ”absorber” el agua del rocío. Teniendo esto en cuenta, se deberá de regar una vez por semana en verano y cada 10-15 días el resto del año, dependiendo de la climatología. Si dudas, lo ideal es dejar secar el sustrato completamente entre riegos.

Abono

El abono es muy necesario. Cualquier abono líquido específico para cactus o bien abono orgánico durante toda la temporada de crecimiento (desde primavera hasta finales del verano) harán que tu planta crezca sana.

Opuntia

Con estos cuidados, seguro que tu espinosa planta se verá preciosa durante muchos, muchos años.


Categorías

Cactus

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Myriam Seguel dijo

    DEFINITIVAMENTE,LOS CÁCTUS SON BELLOS POR DONDE LOS MIRES,ME ENCANTAN.

Escribe un comentario