Cómo cuidar una Ave del paraíso

Strelitzia reginae

Nuestra protagonista es tremendamente popular en jardines templados de todo el mundo. Sus peculiares flores de vivos colores llaman mucho la atención, además, son muy decorativas y nada exigentes.

Así que ya sabes, si quieres tener una en tu zona verde particular, descubre cómo cuidar una Ave del paraíso.

Ave del paraíso

El nombre científico de esta peculiar planta es Strelitzia reginae. Originaria de Sudáfrica, crece hasta una altura aproximada metro y medio, con unas hojas lanceoladas verdes con el nervio central muy definido de unos 40cm de longitud (sin contar con el tallo que las sostiene). Si bien por su altura se podría pensar que es un arbusto, en realidad es una planta herbácea que cada vez se planta más en jardines con clima suave. Y es que, por si fuera poco, si no tienes terreno, la puedes tener en maceta decorando así tu patio o terraza.

Sus flores están formadas por tres sépalos de color amarillo o naranja y 3 pétalos de color azul. Están distribuidos de tal manera que recuerdan a las aves de la familia Paradisaeidae.

Flor ave del paraíso

En cultivo estamos ante una planta realmente muy agradecida, que preferirá estar en zonas protegidas de los rayos del sol, pero que se adaptará a vivir en aquellas ubicaciones más expuestas. Para que tenga un óptimo desarrollo, es conveniente regar a menudo: durante el verano, la frecuencia será de 3 veces por semana; el resto del año será de 1 o 2 veces semanales. También se recomienda abonar durante todo el periodo de crecimiento pudiendo utilizar para ello abonos universales, o cualquier abono de origen natural como guano o humus de lombriz.

La ave del paraíso es una planta muy resistente al viento, pero no así a las heladas. Soporta temperaturas de hasta los -3ºC. Si en tu zona los inviernos son muy fríos, aprovecha esos meses para disfrutar de ella teniéndola dentro de tu hogar.

¿Te animas a tener una?


Categorías

Flores

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario