Cómo cuidar una planta carnívora

Dionaea muscipula

Nuestras protagonistas de hoy tienen un número creciente de seguidores y admiradores. Son unas plantas extraordinarias que saben cómo engañar a los insectos para poder alimentarse y crecer. Su cultivo puede parecer complicado al principio, pero en muy poco tiempo ellas se adaptan a ti y tú a ellas.

Vamos a ver cómo cuidar una planta carnívora, ¿te apuntas?

Drosera cuneifoliaLas plantas carnívoras necesitan muy poco para poder sobrevivir. De hecho, si comparamos sus necesidades con las de las otras plantas, en realidad se podría decir que son menos exigentes. Pero lamentablemente no es del todo cierto. Si bien a diferencia de cualquier otro tipo de planta no se deben de abonar, son bastante más sensibles a un exceso de riego o a una escasez del mismo. Además, el clima también influirá en su ritmo de crecimiento; es por ello por lo cual sólo podemos tenerlas en el exterior durante todo el año en aquellas zonas que gocen de un clima suave sin heladas. Es importante recalcar que hay géneros (como el de las Sarracenia o el de las Dionaea) que resisten temperaturas frías de hasta 3 o 4 grados bajo cero, pero es preferible que no baje de los -1º.

El sustrato ideal para ellas estará compuesto por turba rubia y perlita a partes iguales. Pero si tu clima es muy seco y apenas llueve, por experiencia te recomiendo que pongas muy poca perlita o que incluso no le pongas. Te diré por qué: la turba rubia se mantiene húmeda bastante tiempo. Si a una maceta de 5l le pones esa misma cantidad de turba, la planta dispondrá de agua quizás un par de días más que si le añades perlita. Los riegos asimismo deberán de ser frecuentes durante toda la temporada de crecimiento. Puedes ponerle un plato debajo e ir llenándoselo cada vez que lo veas sin agua.

Sarracenia purpureaSi hablamos de la ubicación, ésta será en un rincón donde disponga de luz directa, a excepción de las Droseras, Darlingtonia, Drosophyllum y Cephalotus, los cuales tendrán que estar a semisombra.

¿Tienes plantas carnívoras en casa?


Escribe un comentario