Cómo cultivar y hacer tu propio té

Te de menta

¿Te gustaría saber cómo hacer tu propio té, obteniendo los mejores beneficios medicinales, y sin tener que ir al supermercado a comprar? Pues no lo dudes, en este artículo te explicaremos diferentes maneras para preparar tu propio té.

De semillas, de raíces,  de flores, de hojas o de frutos, lo cierto es que hay muchas plantas de las cuales se puede hacer un delicioso té y tomárselo cuando más te apetezca.

Té de las hojas

Camellia_sinensis

La planta del té, Camellia sinensis

Las Camelias son arbustos o pequeños arbolitos originarios de Asia. Son muy populares por sus hermosas flores, las cuales aparecen en otoño e invierno. Una de las especies, la Camellia sinensis, es inusual, ya que es productora de todos los tés comerciales del mundo, incluyendo el té blanco, el verde y el negro.

Especialmente dos variedades se usan para este fin: la Camellia sinensis var. sinensis que se puede encontrar en China, y la Camellia sinensis var. assamica originaria de Assam, en India.

Cultivo: la Camelia prosperará en una zona climática entre 7 y 9, es decir, soporta heladas, pero no un calor excesivo. Si se tiene en maceta, quizás desees protegerla de las heladas intensas. Para facilitar la cosecha, se puede podar hasta una altura de tres o cuatro metros, o bien se puede dejar crecer libremente.

Las flores que aparecen en otoño se deben de cosechar y secar, para posteriormente  ser añadidas a las hojas para mejorar el sabor del té.

Cómo se cosecha: se han de coger las dos primeras hojas y el brote de hoja durante la primavera.

Cómo hacer té: Se calientas las hojas antes de que se deshidraten, al vapor durante 1 a 2 minutos. Inmediatamente después, se ponen en agua fría. A continuación, se se extienden las hojas, para luego enrollarlas todas,y  se meten en el horno a unos 100 grados Celsius durante 10 minutos. El proceso de calentamiento se termina cuando las hojas están completamente secas y crujientes. Almacénalas en un recipiente de cristal herméticamente cerrado.

Para preparar el té, se ponen seis hojas en una bolsa para tés. Después se introduce en un vaso con agua la cual ha sido hervida previamente, y se cubre con una tapa para dejar reposar el té durante tres minutos.

Beneficios medicinales: El té verde tiene propiedades antibacterianas, diurética sy estimulantes. Además, puede ayudar a reducir el colesterol y retrasar el proceso de envejecimiento.

Té de semillas

Semillas_de_cilantro

Cilantro (Coriandrum sativum)

El Cilantro es una hierba aromática muy popular que se usa para ensaladas, salsas, etc. Es una planta anual de crecimiento muy rápido que florece en verano, dando lugar a las semillas. Si quieres mejorar el té, cosecha también sus hojas, pero… ¡date prisa! La temporada de hojas es muy corta.

Cultivo: el cultivo del cilantro por semillas es muy sencillo. Consigue semillas bien de las plantas o comparadas directamente en una tienda de jardinería, y siémbralas con sustrato universal en una maceta grande.

O sino quieres esperar, compra una planta en un vivero, o incluso en los mercados locales.

Cómo se cosecha: La cosecha se realiza tras dos semanas de la aparición de las semillas. Esto se hace así para terminen de madurar y las hojas empiecen a marchitarse. Deja las hojas en un plato, en un lugar cálido y oscuro, y cuando estén totalmente secas pásalas a un recipiente cerrado. Para las semillas, corta tallos largos y colócalos boca abajo, en un lugar cálido, y cuando estén totalmente secos, almacénalas junto con las hojas cosechacadas anteriormente.

Cómo hacer té: Se trituran aproximadamente 15 semillas en un mortero. Se ponen las semillas machacadas y dos trozos de hojas en una bolsa de té. Se calienta el agua, y se llena una taza. Cubre la taza con una tapa y deje reposar el té durante cuatro minutos.

Beneficios medicinales: Ayuda en la digestión.

Té de los frutos

Fruto de la Rosa rugosa

Rosa mosqueta (Rosa rugosa)

Las bayas de esta preciosa Rosa, se forman en las plantas después de que hayan sido polinizadas por las abejas.

Cultivo: la Rosa rugosa es una muy buena opción si quieres hacer té de rosa mosqueta. El cultivo es igual al del resto de rosas: colócala en una ubicación a pleno sol, y riégala a menudo, tanto si está en maceta como si está en tierra.

Cómo se cosecha: Coge las bayas redondos y de colores brillantes, cuya época ideal suele ser normalmente en otoño. Asegúrate de recoger muchas, para así tener durante muchos meses. Se corta la parte superior oscura y el tallo inferior.

Cómo hacer té: Los pequeños pelos que hay en el centro se han de retirar antes de hacer té. Hecho esto, se introducirán en una picadora, pero ten cuidado de que no se trituran demasiado. Posteriormente se colocan en una bandeja para hornear y se introducen en el horno a temperatura caliente durante unos 20 minutos. Es recomendable que cada 5 minutos se remuevan un poco para evitar que se quemen.

Si no has quitado los pelos, no te preocupes. Puedes hacerlo ahora introduciendo las bayas en un colador y agitarlo hasta que los pelos caigan.

Coloca una cucharadita de bayas de color rosa secados en una cacerola con 1 1/2 tazas de agua, y cocínalas a fuego lento de 10 a 15 minutos. Colar en un vaso de agua, y sírvela caliente.

Beneficios medicinales: Aportan unas 20 veces más Vitamina C que las naranjas. La vitamina C ayuda al sistema inmunológico, manteniéndolo sano.

Té de las flores

Flores de Lavandula angustifolia

Lavanda (Lavandula angustifolia)

La lavanda es una planta herbácea vivaz nativa de Europa y África, incluso se la puede encontrar en Asia. Hay unas 39 especies, pero sólo una de ellas se usa para preparar té: la Lavanda angustifolia. Resiste heladas ligeras sin problemas.

Cultivo: el cultivo de la lavanda es más fácil cuando se compra una planta de vivero, ya que sólo nos deberá preocuparnos elegir una buena ubicación, la cual deberá de situarse a pleno sol. Pero también se puede conseguir por semillas sembrándolas en una maceta con sustrato universal.

Si la quieres tener en maceta, no la riegues en exceso ya que podrían pudrírsele las raíces. Y si por el contrario la quieres tener en suelo, sólo necesitará riegos periódicos el primer año; a partir del segundo y si la pluviometría supera los 300 litros anuales, se puede mantener por sí sola.

Cómo se cosecha: se utilizan sobretodo las flores para hacer té, pero también puedes coger sus hojas. Para secar la lavanda, corta los tallos largos antes de que las flores estén totalmente abiertas, y cuelga los racimos en un lugar fresco y oscuro. Cuando las flores se hayan secado y algunas hojas se hayan marchitado, guárdalas en un recipiente hermético en un armario oscuro.

Cómo hacer té: Se hierve el agua y se llena una taza. Si se usa lavanda fresca, pon dos o tres flores y unas cuantas hojas en una bolsa de té. Introduce la bolsa en la taza, tápala con un plato o tapa y déjalo reposar durante tres minutos.

Si se usa lavanda seca, añadir una cucharadita de flores y hojas en una bolsa de té y dejar reposar durante unos cuatro minutos.

Beneficios medicinales: Posee cualidades calmantes y relajantes, ayuda a prevenir el insomnio, a combatir los resfriados y la tos, y por si fuera poca alivia los malestares estomacales.

Té de las raíces

Equinacea purpurea

Equinacea (Echinacea angustifolia, Echinacea pallida, Echinacea purpurea)

Las Echinaceas son plantas muy populares en los jardines, ya que atraen a numerosos polinizadores, y lo visten de una manera espectacular.

Cultivo: Estas son plantas altas, que crecerán de maravilla si se las coloca en la parte posterior o en el centro de una ubicación soleada. Si quieres conseguir Equinacea desde semilla, siémbralas directamente en semillero a pleno sol y pronto verás crecer tus propias plantas.

Si las quieres tener en el jardín, añade antes de la plantación algún tipo de abono orgánico, como por ejemplo humus de lombriz o estiércol de caballo.

Cómo se cosecha: Las Equináceas necesitan un mínimo de tres años para conseguir que sus raíces sean lo suficientemente grandes y fuertes como para que se puedan dividir. Se cosechan en otoño, cortando una porción grande para volver a sembrar. Con la que te queda, pícala y colócala en una bandeja para hornear en un lugar cálido y seco. Las hojas y las flores se pueden recoger durante todo el verano e ir secándolas de la misma manera. Elige las flores que no estén totalmente abiertas. Las raíces se almacen en un recipiente separado de las hojas y flores.

Cómo hacer té: coloca dos pizcas de raíz de Equinácea y 1 1/2 tazas de agua en una cacerola pequeña, tapar y llevar a ebullición. A continuación, baja el fuego y cocina a fuego lento durante unos 15 minutos. Añade una pizca de hojas y flores y déjalo reposar durante tres minutos. Y finalmente, se cuela en un vaso de agua.

Beneficios medicinales: fortalece el sistema inmune, ayuda a combatir los dolores de gargante resfriados y la gripe.

¿Qué te han parecido estas formas de hacer té? ¿Las conocías?


Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario