¿Cómo elegir la Enredadera perfecta?

Antes de elegir tu planta trepadora o enredadera perfecta para tu jardín, es importante que tengas en cuenta estos cuatro puntos que te traemos a continuación.

Primero que todo, debes conocer muy bien el clima y el suelo que tienes en el lugar donde vas a plantar tu enredadera, ya que es fundamental que la planta se adapte muy bien al clima que tienes y al suelo que posee tu jardín. Las características de ambos a las que debes prestar especial atención son: la temperatura, el viento, la luz, el agua, la textura del suelo, el pH y los nutrientes que contiene.

La temperatura es vital, ya que a partir de eso tendrás que escoger una planta que pueda adaptarse a condiciones extremas de frio o de calor, por ejemplo las buganvillas se pueden quemar con el frio invernal de Madrid, pero en la Costa mediterránea pueden aguantar perfectamente las temperaturas del invierno.  Por otro lado, en cuanto a la luz, existen especies que prefieren lugares con sombra, mientras otras solamente crecen en lugares soleados y florecen ahí perfectamente.

También debes tener en cuenta el viento, ya que si tienes una especie muy delicada el viento podría ser muy peligroso y terminar estropeándola.

De igual manera, como te mencionábamos es importante que recuerdes que el riego aunque es vital para las plantas, si es excesivo puede llegar a maltratar la planta e incluso matarla, por lo que debes saber que el riego debe ser especial para cada especie de planta trepadora y de acuerdo al tipo de suelo en el que la tienes sembrada. De esta forma, si el suelo es muy arcilloso o se encharca fácilmente debes regar con menos frecuencia para evitar que las raíces se pudran y la planta muera. Pero si por el contrario, el suelo es mas seco y arenoso tendrás que regar con mayor frecuencia para evitar que la planta se seque y muera.


Escribe un comentario