¿Cómo elegir una maceta?

Macetas

No todas las macetas son iguales, las hay de distintas formas y tamaños, algunas de barro, otras de cemento o de plástico. Lo que debes saber antes de elegir una maceta es que no todo se resume a una cuestión de estética.

Es cierto, en un primer momento las macetas entran por los ojos: cuál quedará mejor en aquél rincón bonito, que tamaño es ideal para nuestra planta preferida, que receptáculo tiene el color más brillante, más agradable a la vista…

Sin embargo, al momento de elegir una maceta hay que tener en cuenta otras cuestiones que repercutirán en el buen crecimiento y mantenimiento de tus plantas y flores. Es por eso que aquí te contamos algunos puntos clave de tu elección:

Macetas terracota (de barro): son bonitas por su estilo rústico y su aspecto natural pero la desventaja es que son caras y que el frío intenso puede quebrarlas. Lo bueno es que en ellas tus plantas crecerán sin inconvenientes.

Macetas de plástico y derivados: si quieres tener un jardín exhuberante estas macetas quizá no sean la mejor elección pues no son tan bonitas como las de barro, contrastando con el entorno natural. Sin embargo, la buena noticia es que no se quiebran, son livianas, económicas, fáciles de transportar y, lo mejor, en ellas las plantas crecen muy bien debido a que evitan la deshidratación.

Las macetas de fibrocemento son otra opción muy de moda por estos días aunque no son elegantes pero sí baratas y livianas. También pueden optar por las de cemento que también son económicas aunque más pesadas.

Por último están las reinas del jardín: las macetas de madera. Bonitas, delicadas, cálidas y decorativas, son una buena elección si quieres que tu espacio verde luzca como en las revistas. Eso sí, son caras y requieren de ciertos cuidados, como el barnizarlas para proteger la madera.

Más información – Plantas para cultivar en macetas

Fuente – Consejos de jardinería y paisajismo

Foto – Infojardín


Escribe un comentario