Cómo hacer abono natural

Compostaje

Cada vez somos más los que, tratando de ahorrarnos unos cuantos euros al mismo tiempo que fertilizamos nuestras plantas de manera natural, nos decantamos por utilizar productos caseros; incluso de hacerlos nosotros en casa con los desechos que tengamos.

Si tú también quieres unirte, descubre cómo hacer abono natural de manera sencilla, y sin salir de casa.

Compost

Si bien los abonos que nos podemos encontrar en viveros y tiendas de jardinería son muy útiles para mantener correctamente alimentadas a las plantas, también hay que añadir que es difícil a veces encontrar un abono que también tenga microelementos. Tanto el nitrógeno, como el fósforo o el potasio son vitales para que el jardín se vea sano, pero… no son los únicos. Sin los elementos más pequeños, como el boro o el calcio, las defensas propias de las plantas estarían bajas.

Esto, sin embargo, no ocurre con los abonos naturales caseros, ya que están hechos con varios tipos de alimentos, asegurándonos así de que el abono tendrá todos los nutrientes que nuestras flores necesitarán. Ahora bien, ¿cómo se hace?

Compost casero

Muy sencillo. En un agujero -de unos 50cm de profundidad- cavado en el jardín, o en un cubo grande como el que puedes ver en la imagen, reúne todos los desechos orgánicos, excepto los restos de animales, aceites, lácteos y/o plantas enfermas. Tampoco se tiene que echar pesticidas ni alimentos o plantas que hayan sido tratados con ellos.

A continuación, cúbrelo con tierra, y tapa el cubo o el agujero con una malla (por ejemplo, aquella que se usa normalmente para dar sombra a las plantas). Es importante que deje pasar el aire, pero que evite que el agua que entre quede encharcada: la humedad es necesaria para que el abono sea excelente, pero un exceso podría obligarnos a empezar de nuevo. Para saber que tiene la justa, comprueba que tiene un aspecto como si de una esponja humedecida se tratase. Recuerda que una vez por semana tienes que airear los residuos bien con un rastrillo, o con las propias manos moviéndolos de afuera hacia adentro.

Por último, tengo una buena noticia para ti: si comienzas a hacer tu abono ahora en verano, en un máximo de tres meses tendrás tu abono -que habrá adquirido un tono marrón claro- listo para usar.

Si tienes dudas, ponte en contacto con nosotros.


Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario