Cómo hacer un almácigo

Almácigo

El almácigo es un recipiente pequeño donde se siembran la semilla para que germinen y se forme una plántula que luego será trasplantada.

Hacerlos desde cero en casa no es algo complicado, ni aún para los principiantes así es que… ¡manos a la obra!

Lo elementos que necesitarás son un plástico transparente, tierra de calidad, semillas, un recipiente de plástico que puedes encontrar en casa (envases de yogur, de helado, etc).

El paso a paso

Una vez que reúnes los materiales comienza el trabajo. Lo primero es hacer un orificio en el contenedor para así tener un buen drenaje para evitar encharcamientos. Luego hay que verter la tierra en ellos dejando sin tierra sólo un centímetro de la parte superior.

El paso siguiente es mover la tierra para airearla, tarea en la que puedes ayudarte con un palillo o un cuchillo. De esta forma, la planta podrá respirar mejor.

Luego haz un orificio en el centro de la tierra y coloca dos semillas. Ubícalas en una zona no demasiado profunda y cúbrelas con la tierra.

Almácigo

Riega en forma moderada y por último, coloca el plástico por encima del contenedor pues de esta forma crearás un pequeño efecto invernadero para que las semillas reciban más calor y humedad, y así germinen antes.

A tener en cuenta

Para lograr el éxito es importante regar todos los días en verano para conservar la humedad necesaria para la germinación. Al terminar de regar, deja la planta sin cubrir por media hora para que se ventile y no se formen hongos.

Un mes más tarde hay que retirar el plástico y disminuir la frecuencia del riego. Cuando las plantas tengan 6 hojas es momento de trasplantarlas.

Almácigo


Categorías

Huerto, Jardinería

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Escribe un comentario