Cómo plantar menta

Planta de menta

Si esta mañana vimos cuál es la mejor agua de riego para tus plantas, ahora cambiamos totalmente de tema ya que voy a contarte cómo plantar menta. Una plantita de muy fácil cultivo que requiere de muy pocos cuidados para verse espléndida.

Además, es muy resistente, con lo que podemos podarla o cambiarla de maceta incluso ahora, en plena temporada estival.

Menta en maceta

La menta tiene un crecimiento muy rápido. Tanto que, si la dejásemos sólo con un tallo, en cuestión de pocos meses volveríamos a tener una planta con la cantidad adecuada de hojas que podemos usar para aromatizar las recetas de cocina más populares, como por ejemplo, el arroz con caldo.

A pesar de que la época ideal de trasplantes es la primavera, como decíamos, es una planta que lo aguanta prácticamente todo, excepto la sequía y las heladas fuertes. Por lo que si acabas de adquirir un ejemplar, o varios, y quieres pasarlos a un tiesto mayor, necesitarás:

  • Maceta, la cual tendrá que ser de unos 5cm mínimo más ancha que la que ya tienen.
  • Sustrato universal para jardín, o compost casero.
  • Regadera con agua.
  • (OPCIONAL): Tijeras de poda, por si hubiera que cortar algún tallo seco.

El paso a paso consiste en rellenar más o menos hasta la mitad la maceta con sustrato, introducir la menta, rellenar, y finalmente darle un riego generoso. Como ves, el trasplante de esta planta aromática es muy sencillo. Tanto es así que, si al extraerla de su antigua maceta se le rompen algunas raíces, no tendrás que preocuparte. En poco tiempo volverá a emitir de nuevas.

Planta de menta

Si lo preferimos, podemos plantarla en el jardín. Para ello sólo tendremos que cavar un agujero lo suficientemente profundo para que pueda caber la maceta, sacar la menta del tiesto, y ubicarla en su hogar definitivo.

¿Te han quedado dudas sin resolver? No esperes más y ponte en contacto con nosotros a través del blog o de las redes sociales 😉 .


Escribe un comentario