Cómo plantar un cerezo

Cerezo

Para muchos, es uno de los árboles frutales de hoja caduca más hermosos. Son todo un espectáculo en primavera, cuando se llenan de esas preciosas flores blancas, pero también lo son en otoño, a medida que sus hojas van pasando del verde a tonos más anaranjados. Y por si fuera poco, sus frutos están deliciosos.

Hacia finales del verano es el momento ideal en el que podemos aprovechar para aprender cómo plantar un cerezo. ¿Te apuntas?

Compost

El cerezo, cuyo nombre científico es Prunus avium, es un árbol frutal originario de la región mediterránea muy apreciado por sus sabrosos frutos y su gran valor ornamental. Si deseas tener uno en tu jardín o en tu huerto, puedes plantar en cuanto se le empiecen a caer las hojas. Sin embargo, si tienes prisa o si se trata de un ejemplar joven, no es necesario esperar a que eso ocurra. Aún así, es importante que, en todo caso, se extraiga al árbol con cuidado de la maceta, tratando de que el cepellón de raíces no se desmorone.

Tenemos que hacer un agujero de plantación, como mínimo, lo suficientemente profundo para que quepa sin dificultad, pero te recomiendo que hagas uno de 1m x 1m, ya que así podrás mezclar la tierra con un poco (más o menos, un 10%) de compost o de humus de lombriz, al mismo tiempo que te aseguras de que las raíces tengan más facilidad para desarrollarse correctamente al tener una tierra aireada y suelta. Tras plantarlo en su lugar definitivo, dale un buen riego, y ponle un tutor para que el viento no lo pueda doblar.

Cerezo en flor

Si bien el cerezo no es un árbol de raíces invasivas, es conveniente ubicarlo a unos 3m a la redonda de tuberías, de suelos cementados, o de cualquier otro tipo de construcción para que el día de mañana se contemple en todo su esplendor.

¿Qué te ha parecido?


Escribe un comentario