Cómo plantar un naranjo

Citrus aurantium

¿Te apetece un zumo de naranja recién exprimido? Como sabemos que no hay nada mejor que cosechar tu propio alimento, te voy a explicar cómo plantar un naranjo paso a paso, para que puedas saborear sus deliciosas frutas ya sea elaborando zumos, o como postre.

Así pues, toma nota de estos consejos y podrás tener asegurada tu cosecha.

Características principales del naranjo

Flor de naranjo

El naranjo es un árbol de hoja perenne cuyo nombre científico es Citrus sinensis. Es originario de China e Indonesia, donde disfruta de un clima templado y suave a lo largo de todo el año. De crecimiento medio-rápido, puede alcanzar una altura de 8m, aunque en cultivo normalmente no se le deja superar los 5m. Sus flores, de color blanco, brotan en primavera y son ligeramente aromáticas.

Teniendo esto en cuenta, estamos ante un frutal que podrá crecer sin problemas en climas con heladas muy ligeras, de hasta los -4ºC, siempre y cuando sean de corta duración. A diferencia de otros árboles frutales, no necesita tener horas de frío para florecer; sin embargo, durante el invierno veremos que detiene su crecimiento por las bajas temperaturas.

Cómo plantar un naranjo en el jardín

Citrus aurantium

Ahora que sabemos sus características principales, vamos a ver paso a paso cómo se planta:

  1. Lo primero que hay que hacer es decidir cuál va a ser el lugar donde se va a plantar. Éste tendrá que estar expuesto directamente al sol, en un terreno arenoso y preferentemente sin caliza, con un pH entre 6 y 7.
  2. A continuación, se hará un agujero de 1m x 1m. ¿Por qué tan grande? Porque de esta manera se podrá mejorar la calidad de la tierra, algo que ayudará al naranjo a soportar mejor el trasplante.
  3. Una vez tenemos el agujero terminado, mezclamos la tierra que hayamos extraído con perlita (20%) y un poco de humus de lombriz (10%).
  4. Echamos un cubo o dos de agua para humedecer bien el agujero de plantación.
  5. Extraemos al naranjo con cuidado de la maceta.
  6. Finalmente lo plantamos, y volvemos a regar.

Si en tu zona hace mucho viento, es conveniente ponerle un tutor para que se pueda mantener erguido hasta que quede sujeto con sus propias raíces.

Y listo. Dependiendo de la edad del árbol, es probable que para la temporada que viene puedas disfrutar de tu primera cosecha 🙂 .


Escribe un comentario