Cómo podar azaleas

Poda

Las azaleas son plantas muy solicitadas debido a su belleza natural. Claro que aunque parece que sus flores crecen en forma espontánea, hay que cuidarlas y respetar sus necesidades para que entonces nos regalen toda su belleza.

Lo bueno es que se trata de una planta resistente que se adapta a diferentes condiciones climáticas. Aún así, lo mejor es prestar atención a varios aspectos, entre ellos la poda.

Dependiendo del tipo de azalea, habrá que realizar una poda o no pues las azaleas nativas no necesitan podarse mientras que las azaleas asiáticas sí.

Poda de primavera

Azalea

El momento para iniciar la poda de la azalea es cuando llega la primavera pues entonces dejamos atrás el clima frío y es el momento de recuperar la planta. Habrá que cortar los tallos y ramas muertas o enfermas con una tijera podadora. Intenta cortar hasta el lugar preciso en el que las partes dañadas se conectan con la madera que está en buen estado. Realiza cortes pequeños pero firmes para así no dejar grandes heridas y entonces dar lugar a la proliferación de plagas y enfermedades. Por otra parte, se recomienda limpiar la tijera con cloro casero diluido entre corte y corte para así evitar que las enfermedades de las ramas enfermas dañen al resto de la planta.

Poda luego de la floración

Otro buen momento para podar es al finalizar la primavera aunque esta poda es más suave y de mantenimiento. La idea es eliminar las flores muertas o marchitas. Además, puedes aprovechar y darle forma a la azalea eliminando los tallos largos. Una vez más, es importante realizar cortes precisos para así no dañar la planta.

Lo más importante en este caso es no podar luego de tres semanas desde el momento en el que notas que las flores marchitaron pues entonces corres el riesgo de eliminar brotes en desarrollo. Recuerda que las azaleas sólo florecen una vez al año.

Azalea


Escribe un comentario