Cómo podar un arce japonés

Acer palmatum 'Ornatum'

Son unos de los árboles más queridos por los enamorados de las plantas. Sus hojas dan ese toque oriental que tanto gusta tener en los jardines y, además, no necesitan de muchos cuidados.

Así pues, si tienes uno en tu terreno y no sabes cómo podar un arce japonés, aquí te lo vamos a explicar.

Acer palmatum ''Shigitatsu-sawa''

Los arces japoneses, cuyo nombre científico es Acer palmatum, son árboles de hoja caduca originarios del este de Asia. Tiene un ritmo de crecimiento razonablemente rápido si las condiciones de cultivo son las apropiadas, y su valor ornamental es, como sabrás, muy alto. Sus preciosas hojas palmeadas, de colores que van del verde al rojo, pasando por el anaranjado, decoran el hogar de una manera espectacular. Amantes de la tierra y del agua ácidos, se recomienda tenerlos una ubicación con sombra parcial para evitar que pueda sufrir daños, especialmente si se vive en un clima muy caluroso.

Otra de las tareas que tenemos que hacer para que nuestro árbol se vea espléndido cada año, es podarlo. Pero… ¿cómo se hace?

Acer palmatum

En realidad, es mucho más sencillo de lo que parece. Sigue este paso a paso para conseguir tener una planta bien tupida, y con un follaje espléndido:

  1. Quítale todas las ramas muertas, es decir, aquellas en las que no hay rastro de brotes.
  2. Decide qué forma quieres que tenga tu arce: si prefieres que crezca como un árbol alto, quítale las ramas bajas despejando así su tronco; en cambio, si prefieres que crezca más como arbusto (como el de la imagen superior, por ejemplo), será más necesario rebajarle la altura a la guía o rama principal unos 5cm para obligarle a sacar ramas más bajas. Con el tiempo, y a medida que vaya creciendo, sólo tendrás que ir seleccionando aquellas ramas que formarán parte del diseño de tu arce.
  3. Por último, sólo queda echar los restos de poda al montón de compost.

La época más idónea para podar nuestros arces es durante el otoño, cuando se le han caído las hojas. No te olvides de desinfectar las tijeras o el serrucho de poda con unas gotas de alcohol de farmacia antes y después de haber trabajado con la planta. Así, te asegurarás de que no podrá ser atacado por hongos ni por cualquier otro intruso.

¿Te ha resultado fácil? Si tienes dudas, anímate a comentarlas 🙂 .


Escribe un comentario