Cómo regar plantas de interior

jardin_riego

El riego es fundamental para el buen crecimiento y floración de una planta. Pero a pesar de que es una tarea sencilla, tiene sus secretos.

Y es importante saber bien cómo realizarlo ya que debido a la falta o exceso de riego  podemos hacer que un ejemplar se marchite o incluso se pudra.

Hoy nos ocuparemos de cómo regar las plantas de interior.

Una regadera pequeña sigue siendo el medio más común para regar las plantas de interior. Debes elegir una que pueda manejarse bien y que tenga un orificio de salida estrecho para que sea más fácil dirigir el agua hacia el compost (tierra para macetas) en vez de hacerlo sobre la planta. Lo ideal es que tenga el cuello largo, así es más fácil colocarla entre las hojas.

Después de regar, comprueba siempre si ha quedado agua en el plato o en el macetero. Esto no tiene importancia si hay piedritas para que el fondo del tiesto no esté en contacto con la humedad, pero en caso contrario hay que quitar ese agua. El descuido más común es precisamente no tirar ese agua. Salvo pocas excepciones, si deja mucho tiempo en agua las plantas más corrientes, lo más seguro es que se mueran.

Más información – ¿Riegas o echas agua?

Foto – Natureduca


Escribe un comentario