Cómo tener tomates y pimientos desde semilla

Tomatera

Los tomates y los pimientos son dos de las primeras hortalizas que se pueden cultivar al año. Estas plantas necesitan un período de crecimiento muy largo, y si nosotros queremos tener algún fruto, entre febrero y marzo procederemos a sembrar las semillas. Tanto las de tomate como las de pimiento necesitan una temperatura entre 15º y 30º; si vives en un clima frío, necesitarás un invernadero para conseguir tenerlas. Estas dos plantas pertenecen a la misma familia (Solanaceae), así que su cultivo y mantenimiento es muy similar. Hay que ir con mucho cuidado de no mezclar las semillas, ya que son prácticamente idénticas.

¿A qué estás esperando para poder disfrutar viendo crecer tus propios tomates y pimientos desde semilla? A continuación tienes una guía orientativa para que tus semillas crezcan sin problemas.

Paso 1: preparar el material

Semillas de tomate

  • Semillas de tomate y pimiento
  • Semillero (ya sea macetas, bandejas de cultivo, mini-invernadero…)
  • Sustrato (turba negra o especial semilleros)
  • Agua

Paso 2: sembrar las semillas

Plantines de tomatera

Para aumentar la tasa de germinación, se pueden introducir las semillas en un vaso con agua durante unas horas. Aunque no es imprescindible tratándose de plantas hortícolas, sí que es algo que nos puede ayudar mucho a la hora de saber cuántas germinarán.

Hecho ésto, procederemos de la siguiente manera:

  1. Rellenar el semillero con sustrato.
  2. Colocar la semilla (máximo tres en cada maceta o hueco de la bandeja de cultivo) en la superfície.
  3. Echar un poquito más de sustrato, el suficiente para tapar un poco las semillas y que no se las pueda llevar el viento.
  4. Regar abundantemente.

Finalmente las pondremos en una ubicación soleada, y mantendremos siempre el sustrato un poco húmedo.

Paso 3: Repicado y trasplante

Plantas de tomate

Una vez pasadas dos semanas, tus plantitas ya tendrán la altura suficiente para que puedan ser trasplantadas con éxito. Pero… ¿cómo se hace? ¡Es muy fácil! Lo único que tienes que hacer es sacar las plantitas del semillero, e ir separándolas con cuidado. Si el sustrato está un poco seco, la tarea será más sencilla.

Una vez separadas, puedes plantarlas en macetas individuales o en el huerto.


Categorías

Huerto

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario