He comprado un Bonsái, ¿qué hago ahora?

Bonsái Syzigium

Enhorabuena. Tienes en tus manos una obra de arte natural y que, al tratarse de un ser vivo, nunca estará terminada. Independientemente de dónde lo hayas adquirido (centro comercial, vivero especialista en bonsáis,… o simplemente te lo han regalado), a continuación te daremos algunos consejos prácticos para que tu precioso arbolito se vea fabuloso durante el resto de su vida.

Sigue leyendo, y ya verás que su cultivo no es tan complicado.

Eurya

Ubicación

El bonsái acaba de llegar a casa, y lo primero es elegir un buen sitio para él. Como norma general, deberá de estar en el exterior, en semisombra, ya que aunque su tamaño sea pequeño, no hay que olvidar que se trata de un árbol. Las plantas han de estar fuera para poder sentir el paso de las estaciones, y poder así crecer adecuadamente.

Pero hay excepciones, que no se podrían calificar así… del todo. Nos referimos a los llamados ”Bonsáis de Interior”. Bueno, no existen bonsái de interior. Sin embargo, sí que existen plantas que al no poder pasar el invierno fuera, necesitan estar resguardadas en el hogar o en invernaderos.

Riego

Los bonsáis se han de regar con una regadera que tenga agujeros muy pequeños, o bien usando un pulverizador. Nunca se ha de regar por inmersión (excepto en casos en los que nos encontremos el sustrato extremadamente seco), ya que ello podría perjudicar al bonsái.

El tipo de agua ideal para regar es: de lluvia, embotellada, o del grifo si nuestra agua es blanda. Habrá que regar cada vez que el sustrato se esté secando. Es muy recomendable que no dejemos que se seque del todo, especialmente en verano. En la estación más cálida del año, y dependiendo de la sequedad y calor que haya, tendremos que regar a menudo, incluso se puede dar el caso de que tengamos que darle agua a nuestro arbolito dos o tres veces al día.

Abono, poda, alambrado, trasplante…

Por el momento no te preocupes de nada de eso. Te diré lo que más de una vez he leído: el primer año lo importante es que tú te adaptes a tu bonsái, y él se adapte a ti. Lo que quiere decir que lo importante es que aprendas a mantenerlo vivo.

A partir del segundo año podrás empezar a podar algunas ramitas que se sobresalgan del diseño, y trasplantar sólo si es necesario.

Finalmente decir que no existen los ”bonsái express”. Con tiempo y paciencia conseguirás que tu bonsái se vea fabuloso.

Más información – Paso a paso: trasplantar a un bonsái


Categorías

Bonsais

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario