Conociendo a la peculiar planta Garras del diablo

Proboscidea louisianica

Esta planta herbácea, cuyo nombre científico es Proboscidea louisianica, más conocida como Garras o Uñas del diablo por los habitantes del lugar, es muy bonita cuando está en flor, pero desde luego no te gustaría pisar su fruto una vez que está seco. De hecho, el animal que se encarga de transportar los frutos lo más lejos posible de la planta madre es el avestruz. Es el único que puede llevar enganchado el fruto en la planta de sus patas sin sentir dolor.

Además, se puede tener en maceta sin problemas.

La planta Garras del diablo es originaria de Estados Unidos llegando hasta México. Es anual, lo cual quiere decir que en un año crece, se desarrolla, florece, fructifica y se muere. Tiene un crecimiento rápido hasta una altura de 1m, con hojas de hasta 20cm de anchura. Sus tallos son robustos y un poco suculentos, y crecen de forma ascendente. Es una planta que posee unas raíces gruesas y tuberosas.

Las flores son grandecitas, de hasta 4cm de longitud. Parecen campanitas delgadas, cuyos pétalos son de color rosa intenso. La época ideal para sembrar las semillas se sitúa en primavera, justo después de que pase el riesgo de heladas.

Proboscidea

En algunas zonas es considerada como planta invasora, ya que sus frutos contienen gran cantidad de semillas con un alto porcentaje de germinación y posterior supervivencia. Es fácil que le quite terreno a otras plantas, por ello es muy importante tenerla controlada en una maceta, y sobretodo sembrar tantas semillas como plantas queremos tener; es decir, si queremos cinco ejemplares, no plantaremos más de diez semillas.

Hay muchas personas que la consideran planta carnívora, pero lo cierto es que no lo es. Lo único que ocurre es que los insectos que mueren en el sustrato, le sirven como abono.

¿Conocías a la planta Uñas del diablo?

Más información – Abonos para plantas en maceta


Categorías

Flores

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario