Consejos sobre macetas: cuidados de la tierra

Macetas

Sabemos que no es lo mismo cultivar plantas en macetas que hacerlo en suelo firme y nutrido, donde no hay escasez de superficie y las condiciones son las más idóneas para que el cultivo evolucione sin piedras en el camino.

En el primer caso, hay que ser mucho más cauto y estudiar las necesidades de cada planta, asegurarnos que reciban los nutrientes pero evitando el exceso, verificando que la tierra esté húmeda pero no encharcada, que las raíces cuenten con espacio para extenderse.

La madre tierra

En el caso de la tierra de las macetas, es común que con el tiempo se vea algo deslúcida y lavada, que se forme una capa dura en la superficie y se vea apelmazada. Que aún regando esté seca, como si el agua no consiguiera penetrar en ella.

Esto es algo muy común que sucede cuando la tierra se vuelve vieja y no es renovada, algo que en las macetas se acelera mucho más debido a la falta de superficie. Lo que es peor, habla de la falta de nutrientes del suelo.

Macetas

En estos casos, lo mejor es incorporar un fertilizante líquido para que la tierra recupere salud. Puedes hacerlo cada 15 días pues un exceso de nutrientes puede terminar por afectar a la tierra quemando las hojas de la planta.

La mejor época para hacerlo es desde finales del invierno a comienzos del otoño. Luego hay que espaciar las dosis a una vez al mes.

Otra alternativa son los fertilizantes de liberación lenta que se colocan en la tierra y se liberan en dosis precisas. Exigen menos trabajo pues duran 3 meses.

Cuidados de la tierra

Además de aplicar un fertilizante, puedes remover la tierra cada tanto para que esté suelta y así permitir que el agua penetre.

Cada dos años, se recomienda cambiar la tierra de las plantas en macetas pero en el caso de plantas de gran tamaño puedes ir renovándola agregando en la parte superior del sutrato con tierra nueva.

Macetas


Categorías

Jardinería

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Escribe un comentario