0

Control de las Malas hierbas

 Control de las Malas hierbas

Como ya lo hemos visto, además del riego, del abonado, de la limpieza y cuidado que debemos tener con el césped, las malas hierbas también se suman a la lista de lo que mas trabajo da en el cuidado del jardín.

El día de hoy, te explicaremos cómo controlarlas y te daremos algunos consejos y truquitos para prevenirlas. Presta mucha atención y toma nota.

Lo primero que debemos saber acerca de las malas hierbas es que hacen ver a nuestro jardín descuidado y feo. Además son un refugio para las plagas y dan sensación de abono a nuestros árboles y plantas. Sin embargo, no todo es negativo, también pueden ser utilizadas para proteger el suelo de la erosión y reutilizadas para incorporarlas al suelo.

 Control de las Malas hierbas

Pero, ¿cómo controlamos estas malas hierbas? Existen tres métodos para eliminar las malas hierbas.

  • Manualmente: haciendo uso de la azada o de tu manos para arrancarlas,
  • Mecánicamente: utilizando una desbrozadora de hilo.
  • Químicamente: haciendo uso de herbicidas.

Recuerda que la forma en que actuemos y las tratemos de controlar dependerá  del tipo de hierbas malas con las que estemos tratando, por lo que será diferente con cada una, por lo que es importante que conozcamos los tipos de malas hierbas que pueden existir:

* Hierbas Anuales: este tipo de hierbas suelen vivir apenas unos pocos meses, sueltan algunas semillas y luego mueren. Ejemplos de malas hierbas anuales son la avena loca, la cola de caballo, la amapola, entre otras.  Para este tipo de hierbas podemos eliminar lo que mas podamos manualmente o con herbicidas. Si nos decidimos por los herbicidas tenemos que escoger aquellos que queman al contacto como el glisofato, o también utilizar los conocidos herbicidas residuales, que se aplican directamente al suelo y forman una película en el sustrato protegiéndolo del crecimiento y la germinación de las malas hierbas.


Escribe un comentario