Crear un jardín desértico

Jardín desértico

Si tienes poco tiempo puedes pensar en tener un jardín desértico con flores autóctonas que no requieren grandes cuidados. Es una gran alternativa para quienes no tienen ganas de regar a diario.

El secreto de los jardines desérticos son las plantas que allí conviven, que son típicas de climas secos y calientes y por eso mismo no requieren de un riego considerable. A diferencia de los jardines tradicionales, allí las plantas son típicas de climas desérticos y muchas de ellas acumulan el agua para así resistir largos períodos de sequía. Estos jardines son una alternativa posible pero sólo si vives en un lugar con clima moderado pues las plantas no resisten las temperaturas frías.

Si ese es tu caso puedes comenzar a diseñarlo. Lo primero es elegir una zona del jardín que reciba más de seis horas de sol diario. Luego habrá que contar con un suelo arenoso y con muy buen drenaje. Con una pala de jardinería hay que remover la tierra con arena agregando arena si es necesario para luego esparcirla con un rastrillo. Una gran forma de ver si el suelo es arenoso es tomar un puñado de tierra y formar una bola: si queda armada es arena arcillosa, si no se forma es tierra arenosa.

Luego planta grandes cactus en la parte trasera del jardín usando guantes de cuero para evitar pinchaduras. Agrega flores desérticas como la salvia Dorri alrededor de ellos, pues este ejemplar logra gran altura y tiene flores de dos tonos. Luego puedes incluir flores silvestres como la amapola dorada mejicana y el lirio del desierto para así dar color al jardín. Por último, puedes colocar piedras en el perímetro del jardín para luego agregar plantas de agave soicta y que ellas crezcan por detrás de las rocas.

Por último, coloca grava entre las plantas y riega con la manguera. Luego tendrás que renovar el riego una vez a la semana si no llueve.

Más información – Diseña tu propio jardín

Foto y fuente – eHow en español


Escribe un comentario