Cuándo plantar una higuera

Higuera

El cambio de estación siempre es buen momento para abrir el calendario y así conocer cuáles son las plantas de temporada. También para anticiparse a la temporada y siguiente y tener todo listo para entonces, las semillas de turno en la mano y la tierra en óptimas condiciones para iniciar el proceso de cultivo.

Si siempre has tenido en mente la idea de plantar una higuera habrá que esperar un tiempo pues si bien es un árbol que se adapta a un abanico de temperaturas los calores extremos no le hacen del todo bien así es que habrá que aguardar a que acabe el verano para plantarlo.

La mejor época para la higuera

La higuera es un árbol secano de la familia de las moráceas, de baja altura y generoso a la hora de los cuidados. Crece hasta alcanzar unos 5 metros de alto y regala dos tipos de frutos dependiendo de la época de la cosecha: brevas e higos.

Cómo anticipamos, es un árbol que se adapta a los cambios de temperatura y resiste entre -7ºC hasta 40ºC aunque lo ideal son los 18ºC, es decir una temperatura media, típica de la primavera. Por eso es que lo ideal es plantarlo en invierno pues su desarrollo más pleno coincidirá con las temperaturas primaverales.

Higuera

Qué tener en cuenta

Ya sabes entonces, aún tienen tiempo para la época de plantación así es que comienza a anotar todo aquello que necesitas llegado el momento. Lo primero es saber que tendrás que contar con un sector algo amplio pues es un árbol que si bien no crece demasiado a lo alto se extiende a lo ancho.

Además, el lugar debe estar resguardado pues la higuera no resiste las heladas ni tampoco una exposición directa al sol, al menos no durante varias horas. Recuerda la regla de oro: temperatura media.

Higuera

Una vez elegido el lugar, puedes plantar mediante esquejes, siempre en una tierra rica en nutrientes, con abono orgánico o estiércol. Como no es exigente, una vez plantado requiere poco riego e incluso bastará con el agua de lluvia. Si el clima es muy seco, riega en forma periódica evitando los encharcamientos pues el exceso de agua daña a los frutos.


Escribe un comentario