Cuidados del mango

Mangifera indica var. José

El árbol del que te voy a hablar a continuación es una planta frutal que alcanza dimensiones considerables. Tanto es así que alcanza una altura de unos treinta metros con un diámetro de copa de hasta seis metros; es decir, que estamos ante un árbol perfecto para protegerse del sol.

Aprendamos cuáles son los cuidados del mango.

Mango

Al mango se le conoce científicamente con el nombre de Mangifera indica. Sus hojas son perennes (aunque se pueden caer si el invierno es fresco, y luego volver a brotar en primavera). Su crecimiento es del tipo medio, lo cual quiere decir que no es ni demasiado rápido, ni demasiado lento. Por lo general puede crecer unos 10-15cm al año, especialmente si el clima acompaña.

Se cultiva ampliamente por todas las regiones tropicales: Costa Rica, Cuba, e incluso en España se le puede encontrar en el sur de Andalucía, concretamente en Granada y en Málaga. También en jardines botánicos o particulares es frecuente ver alguno en estas zonas, incluyendo las del archipiélago canario.

Hojas de mango

Sus hojas pueden recordar a las del aguacate (Persea americana), pero las del mango son de un color verde más oscuro en comparación. Crecerá sin problemas en un clima cálido sin variaciones térmicas.

Pero… si deseas tener uno en un clima un poco fresco (con temperaturas algo frescas en invierno), te recomiendo que plantes la variedad Gomera 3. Yo misma tengo uno y ha soportado razonablemente bien el frío bajo el plástico (hemos tenido una mínima de -2º).

Mangifera indica

Aunque no es un árbol para tener en maceta durante toda su vida, sí que se pueden cultivar ahí por varios años. Tanto si se decide tenerlo en un tiesto como en el jardín, lo ideal es utilizar un sustrato/tierra con mucha materia orgánica (como por ejemplo compost), y regarlo unas 2 o 3 veces por semana en verano, y una o dos el resto del año.

Y tú, ¿tienes algún mango?


Escribe un comentario