Cultivar aloe vera en casa

Aloe Vera

Siempre he querido tener una planta de aloe vera en mi caso pero aún no he intentado cultivarla aunque se de sus grandes beneficios.

Lo curioso es que es una planta fácil de cuidar que además puede crecer en macetas sin inconvenientes por lo que basta contar con un pequeño rincón en la casa para disfrutar de su belleza y sus grandes beneficios.

Las abuelas recomiendan colocar el jugo del aloe vera en el caso de que la piel se inflame. Basta con eso para aprovechar sus beneficios. Pero el aloe vera es una planta con grandes poderes para la salud y por eso muy utilizada en la industria farmacéutica.

Las condiciones de la planta

Si quieres cultivar aloe vera en casa debes saber que la planta crece en forma espontánea en zonas rocosas o pedregosas y soleadas. Puedes encontrarla en África y en algunos lugares de Asia aunque en las provincias del litoral de España también crece silvestre.

Esto hace que sea una planta que no resiste las heladas así como el exceso de agua. Recuerda entonces que siempre hay que plantar el aloe vera en un lugar con mucha luz y no demasiado frío. El suelo debe ser arenoso para así replicar las condiciones de crecimiento naturales de la planta aunque la buena noticia es que es una planta adaptable que resiste diferentes terrenos.

Lo que sí es importante es que el drenaje sea efectivo para así evitar encharcamientos o exceso de humedad.

Aloe Vera

Siembra, riego y cosecha

Si siembras en el suelo, debes conservar una distancia de dos metros entre planta y planta. Si en cambio la planta estará en una maceta, recuerda rellenar el receptáculo con un 50% de tierra y un 50% de turba. Pon un poco de grava en la base de la maceta y luego cubre con esta mezcla en partes iguales.

En ambos casos riega siempre en forma moderada pues esto dará lugar a una recolección dos veces al año aunque un detalle es que las primeras dos semanas luego de plantar hay que evitar el riego.

Aloe Vera

La cosecha del aloe vera es lenta pues hay que esperar entre dos y cinco años para realizarla, aguardando a que la planta llegue a la adultez. Entonces hay que cortar las hojas que estén más cerca de la tierra pues son las más viejas y conservan mejor sus propiedades.


Escribe un comentario