Cultivar pimienta en casa

Muchas personas, no pueden comerse un plato de carne, o una ensalada sin ponerle un poco de pimienta. Y por qué esperar a comprarla en el supermercado si podemos nosotros mismos cultivarlas en casa. El cultivo de la pimienta se realiza desde hace muchos años, al principio en los trópicos asiáticos y luego alrededor del mundo. El proceso del cultivo es tan simple que podemos obtener en nuestro propio jardín esta preciada planta.

Lo primero que debes hacer es preparar la tierra, asegurándote de mezclar dos partes de tierra negra, una parte de tierra arcillosa tipo greda, y otra parte de arena de río para mejorar el drenaje. Luego debes rellenar la maceta con el sustrato. Recuerda que es muy importante que el sustrato tenga un pH un poco ácido y rico en nutrientes. Si tienes alguna duda acerca de el pH del suelo, puedes preguntar en un lugar especializado o medir tu mismo el pH del mismo.

Luego, coloca la planta de pimienta para cultivo en el centro de la maceta, asegurándote que quede muy estable, que tenga suficiente tierra y que no se doble hacia los lados. Recuerda que la maceta, ahora con la planta de pimienta deberá quedar en un lugar a la sombra, ya que la exposición directa del sol podría llegar a perjudicar el crecimiento de la planta, haciendo que las hojas se marchiten y que no se produzca el fruto.

Riega sin exceso, tratando de mantener el suelo húmedo, pero evitando el encharcamiento que podría terminar pudriendo las raíces, o trayendo hongos o bacterias. Durante los primeros 4 años de siembra de la planta, debes realizar podas para potenciar la fructificación de las bayas y de los frutos.  A medida que la planta vaya madurando podrás ir cosechando las bayas con cuidado de no dañar los tallos.


Escribe un comentario