Cultivar tomillo en tu jardín

Tomillo

El tomillo es una de las hierbas aromáticas más consumidas en el mundo entero y por esa razón muchas personas eligen cultivarlo en su jardín.

Desde la Antigüedad el tomillo fue utilizado con fines medicinales aunque sus usos culinarios fueron descubiertos en la Edad Media. Desde entonces, hay infinidad de recetas con tomillo, una hierba que puede opacar otros sabores si se la añade en exceso.

¿Cómo cultivar tomillo? Bien, lo primero es tener en cuenta las condiciones de suelo y temperatura. Para cultivar tomillo debes elegir un suelo ligero y bien drenado aunque también se adapta a la perfección a los terrenos secos, calizos y rocosos. Por otra parte, es una hierba que necesita del sol.

Para plantarlo en una maceta, tienes que hacer primero una mezcla de arena, compost y tierra de jardín en partes iguales. Luego hay que esparcir las semillas sobre la superficie para cubrirlas con una capa fina de tierra.

El tomillo soporta bien la sequía por lo que se recomienda regar en forma moderada evitando que el suelo esté demasiado mojado para evitar que la planta no se pudra.

Esta hierba necesita ser podada en otoño, quitando las flores marchitas para así favorecer un crecimiento denso. Si bien se trata de una especie muy resistente a los ataques de plagas y enfermedades hay que tener cuidado con los nematodos fitófagos, que provocan hojas amarillentas en la parte superior de algunas ramas.

Puedes cosechar tu planta de tomillo una vez al año, durante la época de la floración. ¿Cómo hacerlo? Sólo hay que cortar los brotes de 15 cm. de largo pero no los tallos que se encuentran en la base de la planta.

Aprovecha los beneficios de esta hierba aromática que además es digestiva, antiséptica, y alivia el dolor de garganta, la tos, los resfriados y la bronquitis. ¿Más razones para cultivar tomillo?

Más información – Secado de plantas aromáticas

Fuente – Huerto urbano

Foto – La planta medicinal


Escribe un comentario