Cultivo de Orquídeas II

Además de la luz, existen otros factores que debemos tener en cuenta a la hora de cultivar orquídeas. Estoy hablando de la temperatura, la humedad, la ventilación y el riego.

Las orquídeas, como muchos de ustedes saben, son plantas originarias de  climas en donde la temperatura es muy diversa, pueden ser de climas cálidos, fríos, o templados. Sin embargo, la mayoría de orquídeas que conocemos, provienen de lugares en donde el clima es tropical o subtropical, por lo que pueden no llegar a soportar bajas temperaturas o heladas.

Si deseas tener este tipo de plantas, en el jardín exterior de tu casa, puedes colgarlas en los árboles, siempre y cuando no se encuentren expuestas a un frio extremo, ya que aunque pueden tolerar el frio, pueden también llegar a pudrirse sus capullos antes de florecer.

En cuanto a la humedad, es importante que sepas que las orquídeas necesitan una humedad bastante alta, por lo que si vives en un lugar con una calefacción alta, va a ser muy difícil que tus plantas duren mucho tiempo vivas.

Si deseas aumentar la humedad alrededor de tus plantas te recomiendo lo siguiente: puedes poner cada una de las macetas en una bandeja con guijarros mojados, tratando de evitar que el tiesto entre en contacto con el liquido. También puedes colocar recipientes de agua cerca de tus plantas para aumentar la humedad.

De la misma manera, debes tener en cuenta la ventilación de las plantas ya que a las orquídeas no les gustan los ambientes cargados o calientes, necesitan, por el contrario, lugares con mucho aire y ventilados.

Por último, debes tener en cuenta el riego, según las especies que tengas en casa o en tu jardín, ya que algunas pueden requerir mayor cantidad de agua que otras.


Escribe un comentario