Decoración con flores al estilo Ikebana

Uno de los artes milenarios procedentes de Japón que han adquirido gran popularidad en los países de occidente es el Ikebana. Este arte que significa como flores vivientes,  y que usualmente es comparado únicamente como realizar hermosos arreglos florales, va muchísimo más allá de eso, ya que utiliza elementos esenciales como el espíritu, el ritmo vital, la mitología y la forma, para poder realizar este arte con éxito.

Es por esto que debemos destacar las leyes del Ikebana, que son una combinación entre mitología y estética y que permiten expresar la fe y el espíritu a través de la belleza. Cada uno de los arreglos florales que se realizan con este técnica tienen que simbolizar la armonía y tener un trazado lineal a la perfección, que lo convierten en un elemento más importante que la misma belleza de las flores que se utilizan.

Para realizar este tipo de arte se necesitan tres ramas principales : el Shin, que es la sustancia espiritual, el Soe que es un elemento subordinado y el Nagashi que es el camino próximo. Además de estas, se necesitan cuatro ramas más para ganar profundidad.  Si se desea hacer el Ikebana de forma muy sencilla puedes realizarlo utilizando ramas secas de madreselva y alejarlas lo que más puedas del centro del soporte para conseguir la asimetría perfecta que te hablábamos. Luego añade unos tallos de mahonia pero de diferente longitud para conseguir mayor dinamismo.

Por último, te recomiendo también tener en cuenta flores de gerbera, de colores variados para ir añadiéndolas poco a poco, de tal manera que puedas organizarlas según su intensidad de color. Recuerda que la gerbera que tenga el tallo más largo debe ser colocada en la parte de atrás y otra de tallo mediano en la mitad del soporte.


Escribe un comentario