Descubre a la Bletilla, una orquídea extraordinaria

Flor de la Bletilla striata

Hoy me gustaría hablarte de una orquídea terrestre de una extraordinaria belleza: la Bletilla, o también conocida como orquídea urna.. Sus flores tienen cierto parecido a las que poseen las Phalaenopsis, es decir, que recuerdan a las mariposas, y son de color rosa.

Es, con diferencia, la más fácil de conseguir de todas las orquídeas que crecen en tierra, y muy resistente. ¿La descubrimos?

Bletilla striata

La Bletilla, como decíamos, es de la familia de las orquidáceas y originaria del este de Asia. Brota de un pseudobulbo, es decir, de un órgano formado por dos nódulos de hojas durante la primavera. Sus hermosas flores de color rosa aparecen en verano, y pueden permanecer hasta el otoño.

Es una planta ideal para tener en el jardín, siempre y cuando esté protegida de la luz solar directa pues podría dañar sus hojas, las cuales son alargadas de un color verde plateado muy ornamental. Además, es bastante rústica, pudiendo resistir heladas ligeras sin problemas. Requerirá protección durante los inviernos más crudos, pudiéndola tener en el interior de hogar o en un invernadero. La veremos brotar en cuanto la temperatura sea superior a los 10 grados.

Flores de la Bletilla striata

El sustrato ideal para ella será aquel compuesto por turba negra y mantillo, pero si deseas mejorarlo puedes añadir a la mezcla un poco de arena. Se debe de mantener siempre con cierto grado de humedad, evitando el encharcamiento. Para ello será conveniente regar unas dos-tres veces por semana en verano y una o dos el resto del año, dependiendo de la climatología de la zona.

¿Quieres tenerla aún más bonita? Si es así, abónala cada cierto tiempo utilizando un abono ecológico-orgánico de liberación lenta, como puede ser el humus de lombriz o el estiércol para conseguir una Bletilla que la harán llamar la atención de todos los visitantes de tu jardín.


Categorías

Orquídeas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario